You are currently browsing the tag archive for the ‘Moral y economia. Las causas de la pobreza.El desarrollo de los pueblos.Los políticos y el bienestar de los pueblos El bien comun. Las desigualdades humanas’ tag.

LA POBREZA EN COREA DEL SUR EN 2016 AFECTADA POR EL ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN Y UN SISTEMA ECONÓMICO AGOTADO.

 1.-LA Incidencia del envejecimiento de la población en Corea del Sur.

2.-El milagro coreano se agota.

EL 48% DE LOS ANCIANOS DE COREA DEL SUR BAJO EL NIVEL DE POBREZA.

 1.- LA INCIDENCIA DEL ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN EN COREA DEL SUR.

Con una población actual bajo el nivel de pobreza relativa sobre un 16% .

.La crisis de las pensiones ha alcanzado a la población de Corea del Sur. En un país poblado mayoritariamente por ancianos, los jóvenes en edad de trabajar no son suficientes para sostener una economía ya precarizada. Pero ése es sólo uno de los problemas de la baja natalidad que mantiene el país desde hace décadas. Las proyecciones indican que, de mantener la tendencia, hacia 2050 la población habrá decrecido en 13 por ciento

La vida de los ancianos en Surcorea, una de las sociedades más envejecidas del mundo, se hace cada día más difícil en un contexto en que las pensiones son bajas y decrece el índice de natalidad y, por tanto, la fuerza laboral.

La situación social se agrava sobre todo para el 48.6 por ciento de los ciudadanos de la tercera edad que viven por debajo del nivel de pobreza, lo cual afecta su calidad de vida e integración social, según un informe del Instituto de Trabajo.

 “Muchos jubilados queremos trabajar a tiempo parcial, pero no hay suficientes puestos laborales, e incluso algunos recogen basura, aunque eso no alcanza para vivir”, afirma KooSang-yul, de 68 años de edad.

Otro adulto mayor, de nombre Park Myung-sun y de 83 años de edad, manifestó que los familiares pudieran resolver la situación económica de los más longevos, sin embargo, incluso los hijos, empeñados en otros menesteres, entre ellos casarse, “no tienen tiempo para nosotros”.

En medio del progresivo incremento de la esperanza de vida de la población (79.1 años), recientemente el gobierno de Seúl admitió la existencia de un creciente déficit en el sistema público de pensiones.

PARLAMENTO DE COREA DEL SUR.

Para paliar esa situación, los principales partidos políticos y el Ejecutivo propondrán al Parlamento, para su discusión en mayo próximo, un proyecto de ley que propone incrementar las pensiones a exfuncionarios.

Las autoridades plantearon además, en ese orden, elevar aún más el salario mínimo nacional, que actualmente asciende a 4.98 dólares por hora.

En aras de reemplazar la fuerza laboral de los ancianos y contrarrestar los ínfimos niveles de natalidad, el gobierno del país asiático revisó sus estrictas políticas de inmigración para atraer mano de obra extranjera y a la vez impulsar programas de multiculturalidad.

La población extranjera crece con rapidez cada año en la nación asiática hasta el punto de representar ya alrededor del 3 por ciento del total nacional, difundió recientemente la revista The Diplomat.

Al convertirse en los últimos tiempos en una de las sociedades más envejecidas del mundo, con baja tasa de natalidad, Surcorea presenta escasez de fuerza de trabajo y se elevan los costos médicos, entre otras consecuencias.

ENVEJECIMIENTO ACELERADO Y ESCASA NATALIDAD.

Sobre esa realidad, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) expuso en un informe que entre los 34 países integrantes de ese organismo, Seúl presenta el índice de envejecimiento poblacional más acelerado.

Tales fenómenos adversos provocaron una notable reducción en 2012 de la población económicamente activa a escala nacional, según el Instituto Surcoreano de Economía Industrial y Comercio (KIET, por su sigla en inglés).

Según esa fuente, en 2013, respecto a la población total de Corea del Sur (más de 50 millones de habitantes), el 12.2 por ciento superaba los 65 años de edad; por lo que en ese indicador este país de Asia Oriental figuraba en el puesto 30 entre los 34 Estados que integran la OCDE.

 “La velocidad de envejecimiento en la República de Corea se cuadruplicó de 1970 a 2013, casi dos veces más que la cifra media correspondiente a la OCDE”, detalló.

En términos de acelerado envejecimiento, diversas fuentes revelan que a Surcorea le siguen, por ese orden, Japón, Finlandia, Portugal, Italia, República Checa, Canadá y España.

En un plazo de 3 años, en Surcorea el 14 por ciento de la población tendrá 65 años o más, lo que, de acuerdo con expertos, compromete el desarrollo económico futuro del país, donde el ingreso per cápita promedio anual es de más de 24 mil dólares.

Al crecer el empleo a un ritmo más lento, aumentará la proporción de personas que deberán ser sustentadas a partir de 2020, precisó, por otro lado, un informe gubernamental.

Según conceptos demográficos, el envejecimiento poblacional contempla cambios en la estructura por edades, en que básicamente crecen los grupos de personas maduras y longevas y se mantienen o disminuyen los de menos años.

PRESIDENTA DE COREA DEL SUR.

Surcorea, que encara no sólo el lastre del elevado envejecimiento, resulta también afectada por la descendente tasa de natalidad, que la presidenta del país, Park Geun-hye, califica como un grave problema actual. El índice de nacimientos se situó en 2013 en 1.19 hijos por mujer, considerada la más baja dentro de la OCDE, apuntó.

Analistas demográficos advierten que, de continuar la tendencia descendente en la tasa de fertilidad, en 2050 la población actual surcoreana disminuirá en un 13 por ciento, es decir, se reducirá a 42.3 millones de personas. De permanecer invariable esa tasa, en 2100 la población surcoreana se contraerá hasta 20 millones de habitantes y finalmente quedaría en cero en 2750, de acuerdo con un estudio del Servicio de Investigación de la Asamblea Nacional (Parlamento).

De cara a esa realidad, Park señaló que el territorio demanda la adopción urgente de medidas para enfrentar los acuciantes problemas demográficos.

 “Los próximos 5 años constituyen [un] tiempo imprescindible para manejar la crisis de natalidad y alta velocidad de envejecimiento nacional”, afirmó la mandataria en una reunión con integrantes de su administración.

BARRIOS POBRES EN SEUL. COREA DEL SUR.

Tanto el gobierno como diversas organizaciones en Seúl coinciden en que para estimular el número de nacimientos, deben disminuir los costos en la crianza de los hijos y mejorar la asistencia social a las madres, que combinan el trabajo con la atención a sus descendientes.

Muchos afirman también que en los últimos tiempos las mujeres optaron por tener menos hijos, lo cual está motivado por la escasez de puestos laborales, pese a ser uno de los punteros mundialmente en el desarrollo tecnológico.

Cerca del 55 por ciento de las mujeres surcoreanas de 15 a 64 años forman parte de la fuerza laboral, en comparación con el 65 por ciento como promedio en las economías avanzadas, de acuerdo con datos de la OCDE.

En medio de un ambiente laboral extremadamente competitivo y altas exigencias educativas, en aras del éxito profesional, la mayoría de las parejas prefieren tener uno o dos hijos, que pueden atender mejor.

CONMEMORACIÓN DEL DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA.

No son pocos los que insisten en elevar la presencia de las mujeres en las tareas económicas en esa parte de la península coreana como forma de potenciar los ingresos en los hogares y fomentar el bienestar de sus vástagos. ( Cf Prensa Latina).

2.-EL MILAGRO COREANO SE AGOTA .Wall Street Journal 2010.

Mientras se dispone a darles la bienvenida a los líderes de 20 países esta semana, Corea del Sur debe confrontar una verdad incómoda. La exitosa estrategia económica que la puso en condiciones de ser anfitriona de esta reunión del Grupo de los 20, G-20, ( 2010) se está agotando y sustituirla no será fácil.

Hace 50 años, aparentemente inmersa en la pobreza y el hambre, Corea del Sur comenzó una vertiginosa expansión hacia la riqueza mientras no perdía de vista a su vecina, Corea del Norte, que la había invadido diez años antes y que la continúa amenazando. Corea del Sur es hoy la decimoquinta economía del mundo, sede de multinacionales de la talla de Samsung y Hyundai y un modelo para los países en desarrollo.

Pero la estrategia económica que funcionó tan bien durante tanto tiempo ya recorrió su camino. Corea del Sur alcanzó el nivel de riqueza que se puede obtener a través de la dependencia de las exportaciones. El porcentaje de su producción que depende de las exportación de bienes, 43%, es el más alto de las países avanzados.

“El país está en un punto de inflexión”, dijo el ministro de Finanzas, Yoon Jeung-hyun, en un reciente discurso. “Aparentemente hay un límite en las industrias de exportación para crear nuevos empleos y valor agregado“, reconoció.

La pregunta que enfrenta Corea del Sur es simple y, al mismo tiempo, difícil: ¿puede hacer los ajustes necesarios, económicos, políticos y culturales, que le permitan continuar su trayectoria ascendente?

Los economistas coreanos y extranjeros concuerdan en que el país debe realizar cambios fundamentales en su sociedad jerárquica y dominada por los hombres, no solamente incorporando a más mujeres a la fuerza laboral, sino fomentando la innovación y el espíritu emprendedor, ascendiendo a los empleados por sus méritos y no por los años que llevan en una empresa y abriendo la puerta a los inmigrantes.

Corea del Sur también tendrá que reducir la profunda injerencia del Estado en la economía, un vestigio de la época en la que poderosos presidentes y ministros tomaban decisiones difíciles respecto a la asignación de un capital escaso.

SANTUARIO CONFUCIONISTA EN SEUL .COREA DEL SUR.

También tendrá que relajar la adhesión del país a las jerarquías basadas en el confucianismo, siguiendo el camino tomado por vecinos como Japón, China, Hong Kong y Singapur.

El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, describió en términos amplios los obstáculos al avance económico en el país. “Hay mucho trabajo que hacer en la reforma de muchas de las instituciones sociales o de las normas, prácticas y tradiciones que hemos tenido en este país durante muchos, muchos años”, dijo Lee. “Tenemos ahora la necesidad de intentar cambiar”, agregó…

El veloz auge de Corea del Sur comenzó en la década de los 60 bajo el dictador militar Park Chung-hee, que dirigió el escaso capital a muchas de las mismas industrias que hicieron de Japón una potencia: los textiles, el acero, los autos y los productos electrónicos. Los surcoreanos se rebelaron contra el gobierno autoritario y establecieron una democracia constitucional en 1987, pero la economía siguió creciendo aceleradamente.

El ingreso per cápita de Corea del Sur llegó a los US$20.000 en 2007 y si bien la crisis asiática de 1997 y 1998 asestó un golpe a la tradición que existía del empleo vitalicio y obligó a las empresas a focalizarse en la rentabilidad más que en el crecimiento como un fin en sí mismo, la interrupción de la trayectoria ascendente del país fue breve.

Bajo la superficie de esa creciente prosperidad, sin embargo, comenzaban a germinar los problemas.

박 대통령(왼쪽)이 문화창조벤처단지의 한 입주기업이 만든 악기를 연주해보고 있다.

La presidenta Park Geun-hye -izquierda- prueba a tocar un instrumento musical diseñado por el jefe de una empresa de nueva creación.

El crecimiento económico de Corea del Sur promedió 4,3% anual durante la última década, por debajo del 6,2% de los años 90. Este año, el Producto Interno Bruto se expandirá alrededor de 6%, porcentaje superior al de las economías avanzadas. Sin embargo, este resultado vendrá después de dos años de bajo crecimiento. Los economistas esperan que el próximo año el crecimiento se ubique entre 3% y 4,5%.

Además, el potencial de expansión ha caído más en los últimos 15 años que en cualquier otro país desarrollado, según la Cámara de Comercio e Industria de Corea del Sur. Un estudio reciente elaborado por la entidad muestra que el potencial de crecimiento, el máximo posible cuando todos los factores de producción como trabajo y capital son utilizados, alcanza 4% anual y posiblemente se reduzca a entre 2% y 3% anual en los próximos 10 años…

Parte de la razón del estancamiento es demográfica. El país simplemente no tiene suficientes personas para desempeñar empleos que impulsen el crecimiento. Con solamente 1,15 bebés por madre, la tasa de natalidad de Corea del Sur es la más baja de todos los países desarrollados. La cantidad de gente entre los 25 y los 49 años ya alcanzó su nivel máximo y entre 2017 y 2019 el conjunto de la población en edad productiva comenzará a bajar.

UNIVERSIDAD PARA MUJERES EN  SEUL.

Asimismo, Corea del Sur ha llegado a un punto en el que tanta gente se ha educado que pocos se presentan para empleos de baja remuneración y de poca especialización. Esto ha dejado a las granjas y la industria en busca de trabajadores al tiempo que muchos egresados de la universidad pasan años esperando oportunidades en las grandes compañías y en el gobierno.

El modelo hoy para Corea del Sur, dicen los economistas, deberían ser los países de Europa y América del Norte que desarrollaron un robusto sector de servicios, que absorbe a los empleados altamente calificados y complementa al sector manufacturero, creando diferentes entornos de trabajo que estimulan la innovación y la creatividad.

CONTRASTES EN SEUL.

Al tope de la lista de prioridades del gobierno está dejar de microadministrar la economía. Ese involucramiento tenía sentido cuando el país se levantaba de la nada con un capital limitado y un bajo nivel educativo. Ahora, sin embargo, se considera que la mano del gobierno ahoga la competencia y el crecimiento. Las regulaciones, por ejemplo, establecen que una cervecera en Corea del Sur tiene que producir 3,8 millones de botellas al año, lo que impide a las empresas nuevas competir con las dos grandes cerveceras.

La forma más veloz de estimular el crecimiento sería aceptar a más trabajadores extranjeros. Corea del Sur tiene 557.000 trabajadores extranjeros, alrededor de 2% de su fuerza laboral de 23 millones. Esa cifra es más alta que en Japón donde es inferior a 1% pero está muy debajo del 10% de Estados Unidos.

EXTRANJEROS EN COREA DEL SUR. COMIDA CALLEJERA.

Pero los extranjeros pueden quedarse cinco años en las compañías de propiedad coreana, de acuerdo con las leyes laborales. La inmigración permanente es muy poco frecuente, aunque ha crecido en los últimos años para una categoría especial de inmigrantes: las mujeres de otros países, en particular del sudeste asiático, que se casan con los granjeros solteros que quedaron en las zonas rurales luego de que las jóvenes coreanas emigraran a las ciudades.

ZONA RURALEN COREA DEL SUR.

A pesar de todo esto, un estudio de Danny Leipziger, un profesor de la universidad George Washington, y ex vicepresidente del Banco Mundial, muestra que, con suficientes mejoras de productividad y un mayor nivel de empleo para mujeres y para personas mayores, Corea del Sur podría incluso llegar a la meta de crecimiento de 7% que Lee anunció en su campaña presidencial. “El futuro no está escrito en piedra”, dijo Leipziger.( Cf. Tomado del Wall Street Journal )

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG:EL EGOISMO EN LA VIDA DE LA PAREJA.

elbachillersansoncarrasco.

 

 

 

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: