You are currently browsing the tag archive for the ‘los celos’ tag.

EL PODER LEGISLATIVO.

EL PODER POLÍTICO SÓLO SE EJERCE LEGÍTIMAMENTE SI SE BUSCA EL BIEN  COMÚN DE LA SOCIEDAD POLÍTICA.

 

1.- Explicación de términos.

2.- Diversas concepciones del bien común en el pensamiento moderno.

3.-El bien común en el pensamiento aristotélico.

4.- El bien común en la Doctrina Social de la Iglesia.

EL PODER EJECUTIVO.

1.-EXPLICACIÓN DE TÉRMINOS.

  Damos comienzo al tema explicando  los términos que lo encabezan:

1.-El poder político: El poder político es la capacidad que tienen los llamados poderes públicos de  un Estado,  o sociedad política, de mandar  algo y de ser obedecido por todas las personas  que   integran  tal sociedad.       

2.- Sociedad política. La sociedad política (o el Estado) se entiende como un conjunto de personas y grupos que viven de una determinada  manera organizada, y sometidas al mismo poder  político,  en un concreto  y propio territorio.

            Se piensa que con estas dos simples descripciones referidas al poder y a la sociedad política nos bastan para hablar  de lo que es el objetivo central del tema, que no es otro  que determinar  lo que se entiende por bien común en cuanto finalidad del poder político, pues el poder político existe en función del bien común

.

 EJÉRCITO DE TIERRA ESPAÑOL ANTE EL REY FELIPE V.

2.-DIVERSAS CONCEPCIONES DEL BIEN COMÚN EN EL PENSAMIENTO MODERNO.

              Enumeremos y comentemos sintéticamente algunas famosas posiciones histórico-filosóficas:

             El bien común no es sólo la paz y la defensa, como afirmaba Hobbes en su Leviathán;

            El bien común no es sólo la tutela de los derechos humanoscomo, por ejemplo está esbozado en los textos de la tradición de la Revolución Francesa y de la Americana.

            El bien común no es sólo la defensa de la libertadcomo en la elaboración de Spinoza y Kant.

            El bien común no es sólo la suma de los bienes materiales del individuo; nos referimos a Bentham y a la escuela.

            El bien común no puede ser reducido a solos aspectos materiales y la instauración de nuevas relaciones económicas, según la teoría de Marx.

            En el camino de la humanidad estas posiciones doctrinales, además de haber sido discutidas, han originado formas políticas diversas. Con frecuencia se han opuesto pacíficamente, muchas veces se han combatido violentamente.

            La Pira diría que ellas, en el caso de las democracias después de la segunda guerra mundial, han sido capaces de incorporarlas y forjar la estructura política, jurídica, económica y cultural de los estados.

            Estas y otras descripciones del bien común a nosotros nos sirve más que para decir lo que es  el bien común, para decir lo que no es.

 UNIDOS PARA  LLEVAR UNA VIDA VIRTUOSA Y FELIZ.

3.-EL BIEN COMÚN EN EL PENSAMIENTO ARISTOTÉLICO.

 

            La sociedad  política, como hecho específico humano, tiene necesidad de un sentido. Tanto en la tradición clásica como en la cristiana, su sentido es estar orientada al bien, es decir, hombres y mujeres deben vivir juntos y ejercer toda actividad, toda autoridad a ellos confiado para hacer el bien. Entendida así, comunidad y autoridad son instrumentos para realizar un algo según un proyecto. Por esta finalidad, comunidad y poder adquieren su sentido del bien que llevan a cabo.

            Comenzamos por la tradición aristotélica: toda persona en cuanto ser racional (zôon politikôn) vive en la ciudad (polis), que, respecto a las familias y al pueblo, ha logrado la propia autosuficiencia (autarkíias)  y nace y existe para garantizar las condiciones de una buena vida (eû zên).

            En otras palabras, Aristóteles no logra concebir la realización de una persona, sino en la ciudad y ésta tiene razón de existir porque realiza el bien de los individuos y de la ciudad entera.

            De hecho, aquél que por primera vez condujo a los otros a formar una comunidad política, fue el autor de un gran bien, porque fue capaz de reunir a las personas para vivir juntas y llevar a cabo una vida virtuosa y feliz. De esto se sigue que la política, y por tanto el poder pertinente, tiene como fin el bien humano (anthropinon agathon). Aristóteles, además, está muy lejos de pensar que, establecida esta conexión teórica, sea todo fácil, como si se dijera que, una vez instituido, comunidad y poder van a ser automáticamente para el bien de todos, políticos y ciudadanos.

            La comunidad política realiza su bien bajo la condición de que: Los ciudadanos y políticos  sean enseñados a vivir virtuosamente, a partir de la virtud de la justicia y de la amistad social. se busque y se proyecte la constitución mejor, es decir, el mejor orden administrativo, con el mejor sistema legislativo.

            Educación y empeño legislativo deben insertarse en un contexto de una continua reflexión filosófica, o sea, de un constante discernimiento y de una frecuente verificación del camino recorrido. En efecto, la esencia de la política puede ponerse en práctica sólo aproximadamente. Diríamos en lenguaje moderno: la política no es una ciencia exacta, no está hecha de dogmas, sino que es un continuo indagar sobre las cosas bellas y justas, que poseen tanta variedad y mutabilidad. Diría Aristóteles: la política es un continuo intento de ponerlas en práctica en lo concreto de la vida de una comunidad. ( Cf.La política al servicio del bien común

http://www.instituto-social-leonxiii.org/…/942-la-politica-al-servicio-del-bien-común)

 

 

UNIDOS EN BUSCA DE LA REALIZACIÓN HUMANA.

4.-EL BIEN COMÚN EN LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA.

 

            El poder político sólo se ejerce legítimamente si se busca el bien común de la sociedad a través de medios moralmente lícitos (cf. Catecismo de la Iglesia Católica, n.1903).            

            El bien común, en conformidad con la naturaleza social del hombre, desarrolla un papel fundamental en la acción política porque se dirige a la búsqueda del bien y de los intereses personales y colectivos.

            El bien común se denomina, en el lenguaje político actual, como “interés general” o “interés de todos” y ha sido interpretado de diversas formas, ya lo hemos dicho anteriormente.

             Algunos lo han reducido a la simple suma de los bienes o intereses particulares de cada sujeto perteneciente al cuerpo social (cf. Benedicto XVI, Mensaje a los participantes en la 45ª semana social de los católicos italianos, 12 de octubre de 2007).

            La definición del bien común como la suma de intereses particulares esconde un trasfondo  de tipo utilitarista que pretende justificar lo considerado como útil por una mayoría. De este modo, la fuerza mayoritaria determinaría el fin o el bien de la sociedad. Entonces, por ejemplo, la legalización de las drogas pasaría a ser un “bien de la sociedad” cuando un grupo mayoritario considerare los estupefacientes como un “bien” útil y personal.

            Por otro lado, desde una óptica política de carácter neocontractualista, que formula una convivencia pacífica ante el pluralismo cultural contemporáneo, se han dejado a un lado las cuestiones concernientes a la vida en su totalidad y al sentido por el hombre para centrarse, de manera casi exclusiva, en la “esfera pública”.

            De esta forma, “el interés general” se ordena a las exigencias del pluralismo procurando que la multiplicidad de intereses y la diversidad de opiniones se confronten racionalmente para encontrar una solución que garantice una justa repartición de derechos y deberes.

            El bien común, en una concepción neo-contractualista que cuenta con presupuestos utilitaristas, parece perder la conexión natural que existe entre el bien objetivo de la persona humana y el bien de la comunidad. En esta visión se da un primado de lo justo, entendido como equidad, sobre el bien. Así, el “interés general”, basado en el principio justo de la “imparcialidad”, “paridad” y “reciprocidad”, puede hacer que prevalezca el consenso de la mayoría o “el acuerdo de todos los hombres” sobre los mismos derechos naturales e inalienables del ser humano.

            Desde esta perspectiva,  la pena de muerte, el aborto  la eutanasia, el consumo de drogas, la sumisión de la mujer al varón etc. etc. se convertirían en acciones “justas” y por lo tanto “buenas” cuando son fruto de un consenso mayoritario que presupone intrínsecamente un procedimiento “imparcial”.

            El Catecismo de la Iglesia Católica define el bien común como el conjunto de aquellas condiciones de la vida social que permiten a los grupos y a cada uno de sus miembros conseguir más plena y fácilmente su propia perfección (n.1906). Esta definición nos propone una concepción del bien común que hace referencia a un contenido objetivo, basado en los derechos y deberes fundamentales e inviolables de toda persona, y que está constituido por tres elementos vitales: el respeto a la persona en cuanto tal, el bienestar social y el desarrollo del grupo y, finalmente, un compromiso por la paz.

            El respeto a la persona, como principal característica del bien común, está dirigido a la promoción y defensa de los derechos fundamentales e inalienables de la persona humana. De esta forma, el bien común engloba necesariamente el derecho a la vida, que se opone a cualquier género de homicidio, y el ejercicio de las libertades naturales de la persona, como son: poder actuar de acuerdo con la recta norma de su conciencia, la protección de la vida privada y de la justa libertad, también en materia religiosa.

            El bien común exige el bienestar social y el desarrollo del grupo. En este sentido, el Estado debe facilitar y garantizar aquellas estructuras y bienes fundamentales que permiten llevar una vida verdaderamente humana: alimento, vestido, salud, trabajo, educación y cultura, información adecuada, derecho a fundar una familia, etc.

            Finalmente, el bien común implica un compromiso constante e inapelable por la paz. Desde esta perspectiva, los gobiernos tienen la obligación de garantizar la estabilidad y la seguridad de un orden social justo, a través de medio honestos. El bien común fundamenta el derecho a la legítima defensa individual y colectiva.      También, dentro de este orden social justo, es necesario trabajar tanto en el respeto de las reglas justas como en la transparencia y correcto funcionamiento de las instituciones económicas y políticas.

            En conclusión, podemos constatar que el bien objetivo de la persona humana, sus derechos y deberes fundamentales, está conectado naturalmente con el bien de la sociedad. El bien común encierra los derechos, valores y necesidades pertenecientes a todo hombre y va más allá de los intereses subjetivos o simplemente mayoritarios.            

           Desde esta perspectiva es necesario afirmar que el orden social y su progreso deben subordinarse al bien de las personas, ya que la ordenación de las cosas debe someterse al orden personal y no al contrario. (cf. Gaudium et spes, n.26)

(Cf.Catholic.net – Política y bien común:

http://www.es.catholic.net/abogadoscatolicos/435/2862/articulo.php?id)

 

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: QUIEN NO RECONOCE LA DIGNIDAD DE LA PERSONA NO ES APTO PARA LA CONVIVENCIA SOCIAL.

bachillersansóncarrasco.

 

LA MORAL EN EL EJERCICIO DEL PODER POLÍTICO.

El título del tema nos introduce  en una nueva CATEGORIA de Blog,en las subcategorías podrianse  tratar  materias como las siguientes:

    Que entendemos por Poder Político.

            Bases en las que se funda  tal Poder.

            Cómo llegar al Poder  político.

            Cual es el fin del Poder Político.

            Distintos sistemas en el ejercicio del Poder Político

            Los derechos del Poder Político  ante los súbditos.

            Deberes del Poder  ante sus súbditos.

            Relación entre el Poder Político y la moral.

            Las inmoralidades en el uso del Poder Político.

            Poder Político y Corrupción.

            Necesidad del un Poder Político en la sociedad.

            Los válidos del Poder Político en el siglo XXI, o la mediatizaciones de tal Poder.

Tras un Índice como el anterior, podría ponerse un largo etc. pues no en vano los Tratados  relativos a este poder han llenado las estanterías de obras que de forma específica se han ocupado  de este tema.

Todas las religiones y también la cristiana se han ocupado especialmente, y no sólo, de los problemas morales que el ejercicio del Poder Político conlleva.

Por ello, hablar del papel que  las Religiones han tenido en el ejercicio del Poder Político no sería nada ajeno a esta CATEGORÍA.

Si algún internauta  piensa que con relación a este asunto podrían abordarse otras materias, sería bien recibida cualquier  sugerencia.

 

DERECHO DEL HOMBRE SOBRE LA NATURALEZA  Y SU  RESPONSABILIDAD  NACIDA DE ESE DERECHO.

  El tema. según se desprende de su título, tiene como finalidad directa mostrar la responsabilidad que tiene el hombre en el uso de la naturaleza, eso que en la actualidad se denomina responsabilidad ambiental y ecológica; pero para poder responsabilizar al hombre por el uso de la Naturaleza, pensamos que antes resulta necesario demostrar que el hombre tiene derecho a tal uso,  pues los derechos y deberes son correlativos. 

            Para el desarrollo de este objetivo seguiremos el siguiente índice:

 1.- Concepto de naturaleza.

2.- El fundamento del  derecho del hombre al uso de la Naturaleza.

3.-La respuesta filosófica del Jusnaturalismo.

4.- La respuesta filosófica del Positivismo.

5.- La respuesta teológica  del cristianismo.

6.- La respuesta desde el fenómeno de la evolución.

7.- Los riesgos humanos en la utilización de la naturaleza.

8.-La responsabilidad humana en el uso de la naturaleza.

9.-¿ Ante quien son responsables los que degradan la Naturaleza?

 1.-CONCEPTO DE NATURALEZA.

 La palabra “naturaleza” tiene dos significados fundamentales:

 En primer lugar, el término naturaleza designa la esencia de un ser en  cuanto  que la misma  es el principio de operaciones de ese ser, la esencia de un ser es aquello que hace que un ser sea lo que es, lo que determina específicamente a un ser, es decir : el conjunto de caracteres particulares o propiedades que le definen, la naturaleza es la misma esencia considerada como principio de operaciones.

            En este sentido, cada individuo posee una esencia y una   naturaleza que se corresponde con su modo de ser específico. El hombre es un ser , cuya esencia  específica consiste en la racionalidad, en poseer una inteligencia y una voluntad libre y por ello está dotado de una naturaleza que le permite  sentir, pensar, amar, decidir etc. : en este sentido la naturaleza está integrada por  las capacidades y los actos derivados  de una esencia.

            En  segundo  lugar, podemos entender la Naturaleza como el conjunto, orden y disposición de la realidad material existente, entendida como un sistema dotado de leyes propias al margen de la intervención humana.

             En este sentido, la Naturaleza está formada por el conjunto de todos los seres no artificiales que existen en el universo; y es cosmos (y no caos), en cuanto es un conjunto ordenado y regulado por leyes (físicas, químicas, biológicas…).

            En el tema quizás sea necesario utilizar el término naturaleza en ambos sentidos , cuando hablemos de la naturaleza en cuanto conjunto de seres, la escribiremos con mayúsculas La Naturaleza.

 2.- EL FUNDAMENTO DEL DERECHO DEL HOMBRE AL USO DE LA NATURALEZA.

 La realidad histórica  nos muestra que  la persona humana desde sus orígenes ha venido utilizando la Naturaleza y el conjunto de los seres que la integran, en su propio beneficio.

            Un dato  de gran importancia a reseñar es que, también, prácticamente desde  los orígenes, el hombre no sólo ha utilizado a los seres naturales distintos de él para su provecho, sino que también unos hombres se han sentido dueños y señores de otros hombres  a los que han dominado y utilizado como medios para conseguir determinados fines.

            Este dato se ha patentizado en hechos tales como la  discriminación y desvalorización de la mujer, la esclavitud, los colonialismos, la proletarización del hombre, los fascismos, la injusta distribución de los bienes entre los diversos  mundos etc.etc.

            Aunque parezca que a priori este dato está fuera del objeto de este tema, creemos necesario tenerlo en cuenta pues,  también en la actualidad existe el riesgo de que  mientras se desarrolla la conciencia ecológica en cuanto lo que se refiere a la Naturaleza como conjunto de seres distintos al hombre, esta misma conciencia sea la causa del olvido del hombre y de su dignidad en no pocos casos, en aras de un Ecologismo mal entendido.

             Hecha esta salvedad  preguntamos directamente ¿ tiene el hombre derecho al uso de la Naturaleza en su propio beneficio ? ¿ cuál es el fundamento de este derecho ?

            Estas preguntas se han respondido desde diversos ámbitos del conocimiento humano: desde la filosofía, desde la teología y religiones y desde la ciencia, digamos más bien que desde las filosofías, las teologías y religiones y desde las ciencias, porque en la respuesta desde cada uno de estos se han dado  múltiples respuestas.

3.-LA RESPUESTA FILOSÓFICA  DEL JUSNATURALISMO.

.Síntetizando podemos decir que desde la filosofía se ha hablado, en primer término,  desde el  iusnaturalismo que  sostiene que el origen de los derechos humanos sobre la Naturaleza  tiene su fundamento en la  misma esencia de los seres, tanto de los seres Naturales como del ser humano.

            Cada ser tiene derecho a ser lo que es y desde el punto de la naturaleza del ser, cada ser tiene derecho a realizar  todas las capacidades que les son propias, llega a ser el que eres. Las capacidades de la naturaleza humana en cuanto trasciende al resto de los seres, son de un orden superior al resto de los seres naturales que integran la Naturaleza.

            El hombre en cuanto persona humana puede pensar, decidir, auto realizarse, autogobernarse, progresar etc.

            Entre las posibilidades que tiene la naturaleza humana está la de ayudar  al resto  de los seres naturales, materia, especies vivientes, plantas, animales, a que  contribuyan, por un lado, a la realización humana y por otro, a la realización de la Naturaleza misma, pues sirviendo al ser humano es como el resto de la Naturaleza se realiza a sí misma.

 4.-LA RESPUESTA FILOSÓFICA DEL POSITIVISMO.

 La ley positiva afirma que sólo es derecho aquello que está escrito en un ordenamiento jurídico. Los derechos humanos tienen su origen en las convenciones humanas desarrolladas a través de su historia.

            Para este tipo de fundamentación, los derechos humanos manifiestan aquellos derechos variables y relativos a cada contexto histórico. Estos derechos los tiene el hombre de acuerdo con el desarrollo y evolución de la sociedad.

            Para esta propuesta que podemos calificar de historicista, los derechos humanos no serán más derechos naturales, sino derechos históricos, cambiantes y por tanto relativos a cada una de las circunstancias temporales que las necesidades sociales presentan, y que condicionan al hombre a intentar satisfacerlas prescindiendo de cualquier dato ontológico u objetivo.

            Son muchas las diferencias que esta fundamentación mantiene con la iusnaturalista, sin embargo, la más importante sería reconocer que los derechos humanos no son derechos anteriores y superiores a la constitución social, sino derechos cuyo origen se encuentra en la propia sociedad.

            Posiblemente el historicismo olvida que  la condición histórica, o historicidad,  es algo que pertenece a la naturaleza humana, lo mismo que su sociabilidad: no es la historia quien hace al hombre sino el hombre quien hace la historia, y no es la sociedad quien origina al hombre sino el hombre quien crea la sociedad.

CREACIÓN  DEL HOMBRE. MIGUEL ANGEL.

 5.-LA  RESPUESTA TEOLÓGICA DEL CRISTIANISMO.

 La perspectiva radical que nos ofrece la consideración cristiana   del mundo como criatura de un Dios creador  nos dice, que la Naturaleza  no ha sido querida por sí misma, sino en función del hombre. El  mundo ha sido querido por Dios como mundo del y para el hombre, por lo tanto, el mundo era creado en vista al hombre y formando unidad con la creación del hombre.

            Por lo tanto, el mundo no tiene valor absoluto y no puede ser entendido plenamente en sí mismo, pues la Sabiduría Creadora no lo ha entendido por sí mismo.          Esto quiere decir que todos los valores y bienes del mundo son valores y bienes en relación al hombre.

             El mundo es, en este sentido, un mundo esencialmente humano, un mundo no cualquiera, un mundo con una unidad y armonía no cualquiera, sino centrada en el hombre.

            Mas el cristianismo afirma  que Dios ha creado el mundo por amor, en un acto por el que ha querido que existan seres que puedan participar de su grandeza, belleza y bondad, el término de ese amor es el hombre, ser creado a imagen y semejanza de Dios, el único que puede apreciar y usar los bienes de la Naturaleza como consecuencia del amor del Creador:

            Señor, dueño nuestro,
¡qué admirable es tu nombre
en toda la tierra!

Ensalzaste tu majestad sobre los cielos.
                3De la boca de los niños de pecho
has sacado una alabanza contra tus enemigos,
para reprimir al adversario y al rebelde.

                4Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que has creado,
                5¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él,
el ser humano, para darle poder?

                6Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y dignidad,
                7le diste el mando sobre las obras de tus manos,
todo lo sometiste bajo sus pies:

                8rebaños de ovejas y toros,
y hasta las bestias del campo,
                9las aves del cielo, los peces del mar,
que trazan sendas por el mar. ( Ps. 8 ).

 6.- LA RESPUESTA  DESDE EL FENÓMENO DE  LA EVOLUCIÓN.

 En la actualidad  la mayor parte de los científicos admiten  el fenómeno de la evolución y en muchos casos no solo la evolución biológica  de las especies vivientes  sino también la de toda la realidad Natural.

            De forma muy genérica podríamos decir que la evolución es la  Doctrina que explica todos los fenómenos, cósmicos, físicos y biológicos , por transformaciones sucesivas de un único principio  sometido  al movimiento en cuya virtud  pasa de lo simple y homogéneo a lo compuesto y heterogéneo, de lo imperfecto a lo más perfecto.

            Aplicando esta doctrina a la evolución de los vivientes, podríamos decir que la evolución biológica, es el conjunto de transformaciones o cambios a través del tiempo que ha originado la diversidad de formas de vida que existen sobre la Tierra a partir de un antepasado común.

            Aplicando la teoría evolutiva al origen del homo sapiens  la evolución humana (u hominización) explica el proceso de evolución biológica de la especie humana desde sus ancestros hasta el estado actual.

            También desde la doctrina evolutiva aparece el hombre  como el término al que se  dirigen todos los movimientos de las  transformaciones  naturales, como si el fin de todos los procesos evolutivos  fuese el hombre, el hombre que es, en parte Naturaleza aún hoy , y que en un pasado remoto debió ser sólo Naturaleza, termina por convertirse, no hablamos ahora del cómo, en un ser que trasciende toda la Naturaleza,  a partir de la cual trascendencia se convierte, como decía Platón, en el Pastor de la Naturaleza, a la que puede conocer, descubrir, usar, defender, ayudar a realizarse etc. etc.

            Si exceptuamos  la doctrina positivista, podríamos aceptar como bueno el resto de los fundamentos entre otras cosas porque todos ellos parten en alguna medida de la dignidad de la persona humana  proponiendo un fundamento no expuesto al relativismo de la doctrina positivista e historicista.

 EL TSUNAMI DEL JAPÓN.

7.- LOS RIESGOS HUMANOS EN LA UTILIZACIÓN DE LA NATURALEZA.

 Al  derecho humano sobre el uso de la Naturaleza no corresponde el deber de la misma  de entregarse  al hombre , pocos son los bienes naturales que se ofrecen al hombre sin que tenga que esforzarse por alcanzarlos,  desde esta perspectiva  se entiende que se pueda hablar que el hombre ha de dominar a la Naturaleza que se le muestra esquiva.

           El dominio del hombre sobre la Naturaleza es algo que él debe conquistar pues el hecho concreto es que los seres naturales no se le ofrecen al hombre sin más, sino a veces de una forma que hace que el hombre sufra una gran cantidad de riesgos, y deba para ello emplear  tiempos,  muchos estudios, experiencias … esfuerzos de toda clase llegando en no pocos casos a exponer y perder  su propia vida.

            Pensemos en las catástrofes humanas  producidas  por la degradación del medio, deforestación, éxodo rural, roturaciones y expansión incontrolado de las áreas en cultivo, tienen una particular incidencia en la erosíón,  El riesgo natural más extendido mundialmente y más frecuentemente experimentado son, sin duda, las inundaciones. Al mismo tiempo originan mayores pérdidas de vidas y bienes que cualquier otro tipo de desastre natural. y a través de esta en otros procesos catastróficos.

 EN PELIGRO DE EXTINCIÓN.

8.-LA RESPONSABILIDAD HUMANA EN EL USO DE LOS BIENES NATURALES.

  En cualquier caso el dominio del hombre sobre la Naturaleza no es absoluto sino que está condicionado en primer lugar por la naturaleza de los seres que están llamados a servirle, esos seres por el hecho de ser seres merecen ser respetados y el respeto primero es no violentarlos en sus ser , pues cada ser es lo que es y debe servir al hombre siendo lo que es.

            De acuerdo con lo dicho anteriormente la naturaleza es, pues, “para” el hombre. Tenemos que ver el significado práctico de ese “para”. Si entendiéramos que el mundo es para el hombre porque el hombre puede dominarlo no estaríamos dando cuenta de la ordenación intrínseca del mundo al hombre, es decir, no estaríamos diciendo nada del mundo, sino que hablaríamos exclusivamente del hombre.

            El hombre debe beneficiarse de los recursos naturales, pero sin despreciar ni maltratar los valores objetivos que en él se encuentran. Los clásicos expresaron este equilibrio en términos de simbiosis. Platón puso el ejemplo del pastor, cuyo arte no está definido por la existencia de los mamíferos, sino por la naturaleza de las ovejas.

            Sólo cuando se pierde el sentido del valor objetivo pero relativo de los animales y del mundo se cae en los dos extremos: por una parte veneración crispada de la vida animal como si fuera un bien absoluto, y por otra parte, aprovechamiento de todo el material que ofrece el mundo, sin tener presente más valor que el que se propone el hombre. No importa entonces nada el animal en sí mismo, ni su vida, ni su dolor, ni la decadencia o extinción de las especies.

            ¿ Qué aspectos incluye esta responsabilidad ?

            En primer lugar el del respeto de los seres por el hecho de ser ya dicho

            En segundo lugar porque el abuso de la naturaleza perjudica al hombre  que abusa de ella.

            En tercer lugar porque perjudica a los otros hombres.

            En cuarto lugar porque perjudica a las generaciones futuras.

En quinto lugar porque en muchos casos viola las leyes positivas que el hombre se ha dado.

La responsabilidad ambiental recae tanto en los individuos, como en las empresas, países y en la especie humana en su conjunto.

            En la responsabilidad ambiental también se debe evaluar el hecho de la “reparación por daño ambiental”. Desde el campo del las ciencias jurídicas, pueden surgir diferentes clases de responsabilidades ante este supuesto como sería la responsabilidad civil por daño ambiental, la responsabilidad penal por daño ambiental y la responsabilidad administrativa por daño ambiental.

            Parte de esta responsabilidad ambiental recae en las organizaciones, como principales fuentes de contaminación ambiental. Es por esto que hoy en día las empresas deben incluir dentro de sus programas estrategias que minimicen el impacto ambiental, una de ellas es la política de implementar tecnologías limpias con cero emisiones. La tecnología limpia en una empresa es la tecnología que al ser aplicada no produce efectos secundarios o trasformaciones al equilibrio ambiental o a los sistemas naturales.

 9.- ¿ANTE QUIEN SON RESPONSABLES LOS QUE AGREDEN LA NATURALEZA ?

 1.- Ante el Creador de la Naturaleza para quienes admiten el dato de la creación divina.

2.- Ante la propia conciencia: Hans Jonas  propone un imperativo que, siguiendo formalmente el imperativo categórico kantiano , ordena: “obra de tal modo que los efectos de tu acción sean compatibles con la permanencia de una vida humana auténtica en la Tierra”.

3.- Ante las leyes jurídicas  protectoras de la naturaleza.

4.- Ante los demás hombres y pueblos actuales.

5.- Ante los hombres y pueblos de próximas generaciones.

QUIZÁS TAMBIEN LE INTERESE DEL BLOG: LA VIDA EN PAREJA Y EL AMOR QUE LA FUNDAMENTA.

 bachillersansóncarrasco.

28 noviembre, 2011 in 09. Los hijos en la vida de la pareja. | Tags: , , , , , , | Dejar un comentario (Edit)

UNA FAMILIA DE HOY.

LOS HIJOS EN LA VIDA DE LA PAREJA.

 El tema de los hijos en la vida conyugal  es un tema que tiene muchos aspectos, esta cantidad de aspectos tiene materia como para escribir varios libros y no digamos temas en un medio como éste, por ello creemos que desde el principio debe quedar claro cual es el objetivo que se persigue a través de este tema en una materia como ésta.

            El objetivo del tema  estará centrado sobre algunos aspectos concretos de la presencia de los hijos en la pareja, y que podemos resumir en los siguientes aspectos:

 1.-Los hijos en  el amor conyugal.

2.-Los hijos como don.

3.-La pareja, la familia y la planificación familiar.

4.-  Las consecuencias negativas para el amor conyugal de la llegada de los hijos.

5.- Qué hacer para que el amor conyugal no se resienta.

6.-Consecuencias positivas para el amor conyugal de la llegada de los hijos.

 1.- LOS HIJOS EN EL AMOR CONYUGAL.

Lo normal es que un amor conyugal, tienda a expresarse en la procreación de un nuevo ser, lo primero que hay que decir es que esta tendencia aunque sea una tendencia natural, no siempre alcanza su realización, en la mayor parte de los casos,  en contra de la voluntad de los cónyuges.

            En estos casos la carencia de hijos  puede afectar de forma muy directa en la relación de los esposos, y este  influjo puede tener aspectos negativos y también positivos.

            Para que este caso no sólo no dañe la mutua relación sino que le abra nuevas perspectivas al amor mutuo de la pareja humana,  es necesario mentalizarse de que su amor es valioso por sí mismo hasta el punto de decir que los hijos no deben ser el fin primario de su amor, si la procreación se coloca por encima de todos los fines de la vida conyugal habría que  decir que quien esto hace no tiene vocación para la vida conyugal sino vocación paternal o maternal,  en este caso habría que  plantearse muy en serio afrontar la vida en comunión con otra persona.

            El amor conyugal tiene otros aspectos que deben ser queridos directamente por sí mismos, tales como: 1.- la mutua complementación personal, 2.- la puesta en común de dos vidas, 3.-la ruptura de la soledad personal tan esencial en la vida humana,  entrando en el misterio y riqueza de un tú  personal que es otro que yo, hecha para amar para relacionarse con otros, 4.-la posibilidad de realizarse en otros muchos aspectos de la existencia, posibilidad que puede verse impedida por la responsabilidad que conlleva la paternidad y maternidad responsable. No es una tragedia la vida conyugal sin hijos.

            A pesar de lo dicho ,la mayor parte de las parejas tienen la posibilidad de  que su amor se exprese en la procreación de un nuevo ser, con relación a esta posibilidad lo primero que hay que decir  es que  los hijos son una expresión del amor humano  y posiblemente la mejor expresión del amor hombre mujer puesto que en ellos su amor se convierte en persona. – ¿ Donde vas ? preguntaba una mujer a otra, – voy en busca de mi amor que está a punto de salir del colegio.

            Más para que los hijos se conviertan en la mejor expresión del amor mutuo es necesario que la procreación de los mismos esté adornada de determinadas cualidades.

 2.-LOS HIJOS COMO DON.

 Lo primero que ha de entender la pareja es que los hijos son un don. Los creyentes cristianos decimos que este don es de Dios, porque ha sido Él quien ha dado a la persona humana la capacidad de engendrar,  y lo que es más, esta capacidad es una comunicación de la capacidad creadora de Dios que  convierte a los padres  en colaboradores del designo creador de Dios

            Desde este punto de vista los padres han de entender que los hijos son más hijos de Dios que de ellos mismos. La reflexión que nos lleva a esta conclusión es bien sencilla, todo el proceso procreador de la pareja humana es un proceso que no ha sido creado por ellos. Un ejemplo muy práctico es el de la semilla sembrada en el campo que utiliza Jesús en el Evangelio, el sembrador echa la simiente en el campo y una vez echada ella se desarrolla y crece por sí misma  sin que el sembrador sepa como.

            Y este hecho no desaparece porque la persona humana llegue a conocer el proceso de la procreación hasta el punto de poder reproducir artificialmente este proceso, pues tal reproducción no hace sino utilizar algo que la ciencia no crea, sino que lo recibe del verdadero creador de todo.

            Para entender ese hecho no es necesario ser creyente,  basta con hacer una reflexión sobre él y sacar las consecuencias del mismo en orden al respeto y cuidado de la vida humana.

            Esta reflexión nos lleva al modo como ha de realizarse esta colaboración de los padres con el creador: Y una vez engendrados cualquiera sea el modo como han llegado a la vida, los padres han de entender que lo engendrado por ellos tiene la misma naturaleza que ellos y que  son seres humanos desde el momento de su concepción.

            Este dato es un dato no sólo filosófico, teológico sino también científico. En un tema de este mismo blog hemos hablado de la inhumanidad del aborto provocado en el siglo XXI.

 3.-LA PAREJA LA  FAMILIA  Y LA PLANIFICACIÓN FAMILIAR.

 Con la llegada de los hijos nace una nueva familia, la familia es sin duda,  el mejor ámbito para el desarrollo de la persona humana, pero este principio universalmente cierto, tiene muchas excepciones, por lo mismo se impone que desde el comienzo de la relación de la pareja se lleve a cabo una planificación familiar.

            Hoy el  tema de la planificación familiar se escucha en los más diversos ámbitos, pero generalmente restringido al tema del número de hijos, la mayor parte de las veces cuando se  plantea este tema se hace fuera de lo que es el bien de los padres y el bien de los hijos, abordándose desde los intereses políticos, sociales,  culturales económicos y hasta religiosos.

            Aquí se intenta situar este tema de la planificación familiar exclusivamente desde la perspectiva primero, del bien de la pareja y segundo y como una consecuencia de esa perspectiva, del bien de los hijos, porque sólo si el amor conyugal  no se resiente por la presencia de los hijos, estos podrán encontrar el mejor ámbito para su desarrollo humano, y esto necesita una previa planificación.

 MATERNIDAD EN EL ARTE.

4.-LAS CONSECUENCIAS NEGATIVAS PARA EL AMOR CONYUGAL DE LA LLEGADA DE LOS HIJOS.

  Con la llegada de los hijos estos pasan a  constituirse en tema central  no sólo de los cónyuges, sino de la familia de ambos, de los amigos y extraños.

            Tener hijos es uno de los acontecimientos más señalados de nuestras vidas, pero no todo es color de rosa. Los hijos  también pueden  jugar un papel de intruso, en un hogar que antes giraba en torno a dos personas que se dedicaban todas las atenciones, que mantenían una forma de actuación que comenzaba en una y terminaba en la otra. De esto, de las consecuencias menos agradables de la llegada de los hijos, apenas se habla, es un tema casi tabú ya que podría ser entendido por los demás como una falta de aprecio al niño, un egoísmo poco decoroso o una insuficiente asunción del papel de padres. Pero, a pesar de todo, merece la pena hablar sobre ello, pues está en juego no sólo la felicidad de los cónyuges sino la de sus hijos.

            Y no sólo la vida cotidiana y los diálogos de pareja se pueden deteriorar. Quizá lo que más dañado se vea es la vida afectiva de los padres

            De pronto y como sin querer, nos vemos en casa de los suegros o padres cada día de fiesta, comenzamos a dejar de salir los sábados, a diseñar las vacaciones en función de los niños; a abandonar  porque  no hay tiempo ni opción para las  aficiones que nos llenaban de regocijo…

            Por su parte, la mujer experimenta cambios físicos y psicológicos que le pueden causar ansiedad. Al unirse a ellos el cansancio y la obsesión de hacerlo todo bien y de ser una excelente madre, a pesar de que nadie le haya enseñado a serlo, puede surgir en ella una auténtica crisis emocional que el hombre debe detectar y ayudar a superar.            

También  algunos varones  pueden vivir una situación delicada. Quedan desplazados a un segundo plano, pasando  a ser espectadores de los mimos, cuidados y dedicación que normalmente la madre dirige al bebé y de los que hasta entonces él era destinatario exclusivo. También el hombre arrastra un cansancio adicional, pero sin que nadie se lo reconozca. Sin embargo, a él la vida se le ha modificado y precisa de una reubicación.

            Los celos encubiertos y no asumidos hacia los hijos hacen que el hombre no se encuentre a gusto  estableciendo una relación distante, malhumorada, distante  ”sacando punta” a cualquier nadería o centrándose desmesuradamente en su trabajo o en sus amigos.

 

“PAREJA EMBARAZADA” JUGANDO CON SUS HIJOS

5.-QUÉ HACER PARA QUE  EL AMOR CONYUGA NO SE RESIENTA.

 1.- Estar convencidos que sin el amor conyugal los primeros dañados son los mismos hijos. Este convencimiento debe estar presente siempre  en la vida conyugal pues aunque crezcan los hijos, estos estarán necesitados de la atención de los padres.

            2.-Los hijos son hijos de los dos, no son mis hijos ni tus hijos, sino nuestros hijos, pero desde la perspectiva de la naturaleza de la persona humana no son de nadie, ellos son ellos mismos tienen  su individualidad y  propiedad intransferible.

            En cambio el amor conyugal si tiene propietario mi amor es tuyo, y  tu amor es mío, san Juan Crisóstomo sugería a los jóvenes esposos hacerle este razonamiento a sus esposas: “ Te he tomado en mis brazos, te amo y te prefiero a mi vida. Porque la vida presente no es nada , mi deseo  más ardiente es pasarla contigo de tal manera que estemos seguros de no estar separados en la vida que nos está reservada…pongo tu amor por encima de todo y nada me será más penoso que no tener los mismos pensamientos que tú tienes” ( Cf. Homil in Efesios, 20, 8)

            3.- Repartir las tareas de los hijos de tal manera que ambos estén  implicados en ellas, cada uno según sus capacidades

            4.-Acordemos qué y cómo  hacer con nuestros hijos desde el momento de su nacimiento en orden a su cuidado y educación como persona.

            5.- Por mucho que los hijos  reclamen atenciones y tiempo, y de que casi todo gire en torno a ellos , reservemos buena parte de nuestras energías a escucharnos  y a sentirnos mutuamente.

            6.- Según algunos estudios, una de las diferencias más importantes entre las parejas que se llevan bien y las demás, es la profundidad de su comunicación.

            Es posible que al poco tiempo de convivir juntos esa convivencia caiga en una rutina tal, que nos lleve a la conclusión de ya nos lo hemos dicho todo, de que la comunicación entre ambos es imposible, de que es imposible llevar entre nosotros una comunión y comunicación de persona a persona, de forma que nuestra relación esté de tal forma empobrecida que los hijos terminen por ser la única riqueza de nuestra unión, si ello fuere así empecemos a partir de la llegada de los hijos a hacer que nuestra comunicación se enriquezca por el amor de nuestros hijos.

 6.-CONSECUENCIAS POSITIVAS PARA EL AMOR CONYUGAL DE LA LLEGADA DE LOS HIJOS.

 1.- Los hijos satisfacen uno de los instintos básicos de la persona humana como son el instinto de paternidad y maternidad y son una fuente de felicidad para los padres. Los  mismos aspectos negativos que anteriormente hemos reseñados si bien se miran   provienen de que los hijos son tan queridos y deseados que pueden poner en peligro otro de los amores más fuertes del ser humano.

            2.-Los hijos aportan al proyecto de la vida conyugal el mejor de los fines para una vida compartida, pues no hay mejor ni mayor proyecto que ser origen de nuevas vidas que a la par perpetúan la vida  de los padres en lo físico, en lo temperamental… y son  una fuente de sentido para la vida de los padres que tienen en los hijos un motivo por el que vivir, por el cual luchar y por el cual sufrir.  

            3.-Los hijos son también una ayuda para la perfección humana de los padres que han de cuidar sus comportamientos en orden a la educación de los hijos  que además están llamados a convertirse también en educadores de sus progenitores.

            4.-Los hijos son a su vez un aporte imprescindible para la constitución de las naciones, la baja natalidad existente en el mundo occidental puede poner en peligro los valores culturales absolutos alcanzados por estas naciones, al tener que abrir necesariamente sus puertas a otras culturas en las que pueden quedar absorbidos.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: ALGUNOS ASPECTOS SOBRE EL DIVORCIO.

 bachillersansoncarrasco.

 

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: