You are currently browsing the category archive for the ‘VII.-6.- Educar y autoeducarse en el uso del placer.’ category.

 

EL ÁRBOL DE LA CIENCIA DEL BIEN Y DEL MAL.

EDUCAR Y AUTOEDUCARSE  EN EL USO DEL PLACER. —–

INTRODUCCIÓN

            El título del tema expresa cual es el fin del mismo, sencillamente reflexionar acerca del modo como la persona humana puede lograr que los placeres que acompañan las actividades  humanas, sean algo que potencien su perfección y no se conviertan en un impedimento para su logro

            Esta introducción presupone que se cree que los placeres son : 1.- Algo que se da  en la vida humana; 2.- que los placeres no son un fin en si mismos,  sino un medio para el logro de un fin, y esto a pesar de que la persona humana pueda hacer del placer el fin último de su existencia;  en el tema sin embargo,  se parte de que los placeres son en sí mismos un medio y que su conversión en fin  es ya una distorsión de la naturaleza propia  de los placeres   ;  3.-  en consecuencia, que dependiendo de su uso los placeres pueden  ayudar al logro o a la frustación del fin para el que son medio; y 4.- que este uso del placer puede ser objeto de un aprendizaje.

            Estos aspectos  los desarrollaremos de acuerdo con el siguiente esquema:

 1.- Definición y clases de placer.

2.- El circuito biológico del placer.

3.- Cómo lograr que los placeres humanos se conviertan en principio de vida.

4.-Concluyendo

 1.-DEFINICIÓN Y CLASES DE PLACERES.

  ¿Qué es el placer? . El término “placer” no es unívoco sino que es ciertamente un término ambiguo y equívoco y se usa de distintas maneras, pero  en el tema  partimos de esta descripción :Estado emotivo caracterizado por su tonalidad agradable producido  como respuesta del sujeto a la consecución de un  bien.

            En esta descripción se dice que es un estado emotivo, por ello se clasifica dentro de los fenómenos psíquicos humanos pertenecientes a la vida afectiva.

            Se afirma que es un estado que tiene una tonalidad agradable. Otros  términos similares  son : deleite, delicia, gozo, gustoso, – alborozo etc.

            Dependiendo de la facultad en la que se produce el estado placentero    y del bien  que lo determina , se clasifican los placeres en  sensibles  bien relacionados con la sensibilidad externa   o en los sentidos  internos como la memoria, la imaginación, y las facultades superiores del entendimiento y de la voluntad.

            El placer sensible  que  se deriva de disfrutar condiciones saludables relacionadas con la estimulación de los órganos.

            Hay tantos tipos de placeres sensibles cuantos son los sentidos corporales: el producido por el gusto o placer gastronómico; el producido por el tacto :masaje, placer sexual en sus diversas manifestaciones,…; el placer auditivo el placer visual ante un paisaje, una obra artística .. El Placer de la contemplación, participación y goce de lo insólito y desconocido es también una fuente de placer, por ejemplo cuando se trata de espectáculos: una escultura, un edificio (arquitectura), un paseo por un paraje natural, un viaje a un lugar desconocido, la lectura de un libro, etcétera.

            El placer sensible de los sentidos internos se deriva del recreo que provoca en el ser humano la imaginación y la fantasía, el recuerdo de lo agradable,    El placer estético, que mana de la contemplación y disfrute de la belleza.

            El placer intelectual, que nace de la consecución de la verdad en todos los campos,  al ampliar nuestros conocimientos y arrancar secretos a lo desconocido para poder descubrir y satisfacer nuestras necesidades espirituales e intelectuales, y hacer más libre y consciente nuestro actuar.

            El placer lúdico, que deriva de la práctica de cualquier tipo de juego y se encuentra en la raíz de muchos otros tipos de placer.

            El placer emotivo o emocional, que deriva de la empatía al compartir el amor y el afecto de la familia, de entablar y sostener amistad con los iguales y sentirse aceptado por otros seres humanos.

            El placer moral nacido de la adecuación de la conducta humana con la norma de la moralidad.

 EL PLACER DE  SENTIRSE PARTE DE LA NATURALEZA.          

Es casi general la clasificación de los placeres en superiores e inferiores, dicen respecto a esto dos autores que desde el punto de vista filosófico podrían calificarse de empiristas y utilitaristas : Hume (1993, 169): “¿qué comparación podrá haber entre la satisfacción incalculable de la conversación, del trato social y del estudio, incluso de la salud y de las comunes bellezas naturales, pero, sobre todo, de la paz de reflexionar sobre nuestra propia conducta; qué comparación podrá haber, digo, entre estas cosas y los febriles y vacíos placeres del lujo y el gasto?”.         

Conocida es la expresión de Stuart Mill (1974, 33) sobre el asunto: “Es mejor ser un hombre insatisfecho que un cerdo satisfecho, es mejor ser Sócrates insatisfecho, que un loco satisfecho”.

 2.-EL CIRCUITO BIOLÓGICO DEL PLACER Y LA PELIGROSIDAD DE SU DESEQUILIBRIO.

 Es importante conocer este llamado circuito biológico del placer en orden a descubrir la función que tiene el placer en la vida humana.

           Al cerebro le va bien  el placer. Claro, lógico, pero ¿qué función tiene sentir placer? Se sabe  que sentir dolor es una respuesta adaptativa que nos protege del daño, es cuestión de supervivencia. Pues el placer tiene la misma función, es una respuesta adaptativa, pero en este caso, nos infunde la necesidad de repetir conductas placenteras como son beber, comer, o el sexo básicas para la perpetuidad de la especie, y también para conocer, sentir, emocionarse, comunicarse … básicas para el desarrollo pleno de la existencia humana.

             Este sistema no es exclusivo del ser humano, es un sistema primitivo que también poseen la mayoría de las especies cada una a su nivel.

            Pero también presenta sus problemas: funciona tanto con sustancias naturales como artificiales, y puede pasar de ser un mecanismo de protección para el mantenimiento y la generación de vida, a ser destructivo, como es el caso de las adicciones.

            El circuito del placer es un circuito formado por distintas estructuras cerebrales y el neurotransmisor clave es la dopamina. Un neurotransmisor es una sustancia que transmite información de neurona a neurona, así es como “hablan”, pasan  la información de una neurona a la siguiente,  a través de estas sustancias.

            Este paso de información es lo que se conoce como sinapsis. La dopamina por su parte, es uno de los  neurotransmisores más importantes y participa, por ejemplo, en la actividad locomotora, las emociones y procesos cognitivos, regulación endocrina, ingesta de alimentos y de líquidos, en la función cardíaca y renal  entre otros.

            Resumiendo mucho un sistema muy complejo, en condiciones normales, cuando algo nos aporta placer, se libera dopamina desde la neurona al espacio que hay entre ella y la siguiente neurona, es lo que se llama espacio presináptico, en este momento se estimulan los receptores de la siguiente neurona, la neurona postsináptica, y sigue de esta forma de neurona a neurona, activando las distintas áreas cerebrales implicadas en este circuito, la dopamina que sobra se revierte de nuevo a la neurona de origen.

            Dicho circuito, activa también las mismas áreas cerebrales que se activan en la toma de decisiones, y cuando se tiene delante la tentación, estas áreas sopesan las ventajas e inconvenientes a largo plazo y a  corto plazo.

EL CEREBRO ADICTO.            

Algunos individuos son incapaces de resistirse a los beneficios de la recompensa inmediata aun siendo conscientes de los perjuicios a largo plazo, estos individuos tienen un sistema de recompensa sobrestimulado, se trata de un cerebro adicto, la secreción de dopamina provoca la alegría del placer y las ganas de más.

             Esta sobrestimulación hace que los receptores de la siguiente neurona, que recordemos, capta la dopamina que se ha liberado, se alteren, dando lugar a lo que se conoce como tolerancia, necesitando cada vez más cantidad para obtener el mismo placer.

             Recuerdo que estamos hablando de adicciones, y las adicciones pueden ser de muchos tipos, a sustancias, al juego, a la comida, al ejercicio físico, etc.

            En el caso del consumo de drogas,  éstas sustituyen artificialmente los mecanismos naturales del placer y la dependencia es la misma, pero se diferencia en las secuelas físicas, que son de especial gravedad, en las adicciones a sustancias y en el síndrome de abstinencia

            Aunque hay más sistemas involucrados en el sistema de recompensa, como la serotonina o el sistema hormonal, la dopamina es la reina en las adicciones y está involucrada tanto de forma directa como indirecta, y esto ocurre tanto en las adicciones del comportamiento  como en las adicciones a sustancias.

 ( Cf.  Circuito del Placer | Iluminando con psicología psysabel.wordpress.com/2013/08/30/circuito-del-placer/).

 3.-CÓMO LOGRAR QUE LOS PLACERES HUMANOS SE CONVIERTAN EN PRINCIPIO DE VIDA.

 Una respuesta global a esta pregunta  es la que nos da el título del tema que estamos desarrollando: Educar y autoeducarse  en el uso del placer; y ahora añadimos  esta educación tiene como centro la adquisición de la virtud de la templanza.

Hablemos, pues, de la virtud de la templanza.

 3.-1.-Concepto de templanza.

 Se dice que la templanza es una virtud, partimos de que las virtudes, son hábitos que perfeccionan las facultades operativas  humanas.

            La palabra templanza proviene del latín temperantia, en referencia a la moderación de la temperatura; en análogo sentido, el adjetivo templado se aplica al medio entre lo cálido y lo frío, y también a lo que mantiene cierto tipo de equilibrio, cohesión o armonía interna.

            . Realmente la templanza es la virtud que modera el uso de los placeres, no sólo sensibles e instintivos sino también los de orden superior, en orden al equilibrio interior  del propio yo. La templanza tiene como objeto conseguir este orden dentro de uno mismo, en el propio yo.

            Asegura el dominio de la voluntad   guiada por la recta razón sobre todas aquellas fuerzas naturales  destinadas a la realización plena del hombre.

            Estas fuerzas unas son de carácter instintivo como el instinto de conservación del individuo y de la especie, otras son de carácter intelectual como las fuerzas que mueven al hombre a la búsqueda de la verdad y el bien.

            El desequilibrio se produce siempre que se genera en el hombre una adicción:   adicción a los placeres sensibles, al sexo, a la bebida, a los efectos de las drogas etc. adicciones a los placeres  de orden superior.

 DESPUÉS DE UNA BORRACHERA.

3.-2.-Ámbitos del posible desorden a regular por la virtud de la templanza.

 El ámbito de los placeres sensibles: El desequilibrio se produce siempre que se genera en el hombre una adición:  adicción a los placeres sensibles, al sexo, a la bebida, a los efectos de las drogas etc. dando lugar a los vicios de la lujuria, la gula, contrarios a la virtud de la sobriedad, la castidad ..

            En el  ámbito de los placeres superiores : adicción a la propia excelencia,  el  narcisismo  como admiración excesiva y exagerada que siente una persona por sí misma, por su aspecto físico o por sus dotes o cualidades,  al poder, a la fama dando lugar al vicio de la soberbia. Se derivan de la soberbia: la presunción, desprecio, vanagloria, jactancia, orgullo, susceptibilidad etc.

 Y  a la cólera en cuanto se considera un lesión de la propia excelencia contrarios a la virtud de la humildad en cuanto conocimiento de la propia realidad y a la mansedumbre en cuanto restauración del orden lesionado.

            En el ámbito del conocimiento, está el vicio de  la curiosidad que es un apetito desordenado de saber, contrario a la virtud de la estudiósitas.  

            La estudiósitas equivale a mirar las cosas despacio, es aguantar con una idea o un problema hasta dar con la respuesta o con la solución exacta del problema. Son necesarias las paciencia, la precisión y la perseverancia, que además de favorecer el estudio, fortalecen la voluntad de la persona.

            Aristóteles decía que es un instinto que por ser primario, se puede desviar:- a lo ilícito para uno, cosa que también depende de las circunstancias por abandonar otras cosas: una madre que descuida el hogar por saber menos de lo debido. Vicio por exceso: curiositas: apetito por saber cosa inútiles o perjudiciales: por el mal fin que uno da por el mal objeto en sí que uno estudia.

 4.-CONCLUYENDO.

 Casi podemos terminar el tema repitiendo  lo que dijimos al principio del mismo:

Esta introducción presupone que se cree que los placeres son : 1.- Algo que se da  en la vida humana; 2.- que los placeres no son un fin en si mismos,  sino un medio para el logro de un fin,  el de la perfección humana en el campo donde se da el placer, y esto a pesar de que la persona humana pueda hacer del placer el fin último de su existencia;  en el tema sin embargo,  se parte de que los placeres son en sí mismos un medio y que su conversión en fin  es ya una distorsión de la naturaleza propia  de los placeres   ;  3.-  en consecuencia, que dependiendo de su uso los placeres pueden  ayudar al logro o a la frustación del fin para el que son medio; y 4.- que este uso del placer puede ser objeto de un aprendizaje.

            Cabe preguntarse en este momento: ¿Hay algo en el hombre que le permite saber lo que quiere, y lo que es bueno?. La primera respuesta de la historia a esta cuestión: sí lo hay: es bueno todo lo que produzca placer, y malo todo lo contrario.

            Lo que el hombre busca al fondo es lograr todo lo que es placer y rechazar todo lo que es dolor. Y esto tiene bastante ciencia de la vida: la amistad es un placer, incluso la que requiere sacrificio; uno que busca el deber, busca el placer de cumplir el deber; uno que busca tener conciencia tranquila, busca el placer de tener conciencia tranquila.

            El hedonismo tiene bastantes asomos de razón (el hedonismo, digamos, auténtico: el clásico; no el del proceso de macarrización contemporáneo).

            Es placentero tener todas las virtudes. A la corta, es difícil tener las virtudes, pero a la larga es placentero.

            Pero en ese mismo aspecto está el fallo del hedonismo: confunde la felicidad con el placer y hace del placer el fin último de su existencia.. Hay que darse cuenta que en cualquier ética, es importante el bien objetivo. Lo que importa no es el placer sino el bien, el fin último al que hay que dirigir toda la existencia es el desarrollo  el más pleno de la esencia de la persona humana:” llega a ser el que eres” el placer bien regulado puede convertirse en un medio para el logro de este fin.

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: EL DIOS DEL CRISTIANISMO.

elbachiller…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: