You are currently browsing the category archive for the ‘h).-Virtudes – vicios y convivencia social.’ category.

 

LA ESTATUA DE VELÁZQUEZ EN EL MUSEO DEL PRADO MADRID.

VIRTUDES Y VICIOS Y  CONVIVENCIA SOCIAL.

El titulo del tema lo primero que nos demanda es la definición de virtud y de vicio y con ello comenzamos.

1.-Concepto de Virtud

2.- Concepto de vicios.

3.-Virtudes y vicios que influyen en la convivencia social.

4.-Las virtudes del caballero andante.

.

 1.-CONCEPTO DE VIRTUD.

La palabra virtud procede del latín Virtus, que significa fuerza, energía.

            Una definición real, con bases aristotélicas, dice que la virtud es un hábito operativo bueno.

            El hábito en general es una cualidad adquirida por la repetición de actos. Por ejemplo una persona a base de conducir una y otra vez adquiere la cualidad de conducir, hasta llegar un momento en que logra conducir fácilmente, a penas sin necesidad de pensar en los actos que integran la conducción, pues estos actos los realiza ya de forma rápida y casi mecánicamente

             Existen  distintas clases de hábitos dependiendo de la facultad humana en la que la cualidad adquirida radica, facultades sensitivas, intelectuales, volitivas etc.

            Entre los hábitos que afectan directamente a las facultades volitivas se encuentran los hábitos morales,  la virtud pertenece a esta clase de hábitos, dado que el hábito moral  es una cualidad que influye sobre el comportamiento y  perfecciona  la voluntad humana capacitándola para  hacer el bien moral: por ejemplo una persona adquiere la virtud de la sobriedad  en el comer absteniéndose de comer en exceso una  y otra vez  como cosa que perjudica su salud hasta lograr  hacerlo con facilidad y sin esfuerzo.

 .

2.-CONCEPTO DE VICIO.

 El concepto de virtud anterior, nos facilita la definición de vicio como un hábito operativo malo.

            Es pues una cualidad adquirida por repetición de actos, por ser un hábito.

            Es  un habito moral pues influye sobre el comportamiento moral haciendo que los comportamientos sean buenos o malos. .

            Es un hábito moral malo puesto que facilita el mal comportamiento y mala conducta.

3.-VIRTUDES Y VICIOS  QUE INFLUYEN EN LA CONVIVENCIA SOCIAL.
.

1.- VIRTUDES

 La Justicia.

 La justicia, una virtud esencialmente moral, regula las relaciones del hombre con su prójimo. Nos dispone a respetar los derechos de los demás, a dar a  cada cual lo que le pertenece .

             Entre las virtudes anexas a la justicia están:

             La  religión, que regula las relaciones del hombre creyente  con Dios, y lo dispone a darle el culto debido a su Creador.

            La  piedad, que nos dispone al cumplimiento de los deberes debidos a nuestros padres y a la nación o patria

            La gratitud, que nos inclina a reconocer los beneficios recibidos de los demás.

           La liberalidad, que restringe el desmedido afán por la riqueza; haciendo que las personas sean desprendidas y no tacañas y egoístas..

          La afabilidad, por la cual uno está adecuadamente adaptado a sus conciudadanos  en las relaciones sociales para tratarlos apropiadamente.

           Todas estas virtudes morales, así como la justicia misma, regula al hombre en su trato con los demás haciéndolo respetuoso, tolerante, enemigo de enjuiciar comportamientos de los demás etc.

            Pero además de estas hay virtudes morales que regulan al hombre respecto a sus propias pasiones.

             Ahora bien, hay pasiones que impelen al hombre a desear lo que la razón le ordena; de ahí que hay principalmente dos virtudes morales, a saber, la templanza y la fortaleza, cuya función es regular los bajos apetitos.

 Templanza:

            La templanza, entonces, considerada más particularmente, es esa virtud moral que modera de acuerdo a la razón los deseos y los  placeres Las clases subordinadas de templanza son:

            Abstinencia, que dispone a la moderación en el uso de la comida

            La sobriedad, que nos inclina a la moderación en el uso de bebidas perjudiciales

            La castidad, que regula el uso del sexo de forma que construya y no destruya a la persona a través de los abusos sexuales, especialmente a los menores.

            Las virtudes anexas a la templanza son:

            La humildad, que restringe los deseos desordenados de la propia valía originando la soberbia, de ella decía santa Teresa de Ávila : la humildad es la verdad.

             La mansedumbre, que vigila las reacciones airadas y fuera de tono.

           La  modestia o decoro, que consiste en ordenar debidamente los movimientos externos de la ira; a la dirección de la razón.

          El buen talante. A esta virtud se  puede reducir lo que Aristóteles llama eutrapelia, o buen ánimo, buen humor, el cual dispone a la moderación en los deportes, juegos y torneos, según los dictados de la razón, tomando en consideración la circunstancia de persona, temporada y lugar.

 Fortaleza:

            La  fortaleza, que implica cierto coraje y fuerza moral, es la virtud por la cual uno se enfrenta y padece peligros y dificultades, incluso la muerte misma, y nunca nos desalienta el miedo a perseguir el bien que dicta la razón.

            Las virtudes anexas a la fortaleza son:

            La  paciencia, que nos dispone a sobrellevar los males presentes con ecuanimidad; pues como el hombre valiente es el que reprime los miedos que lo hacen retraerse de enfrentar los peligros que la razón le dicta que debe arrostrar, así también el hombre paciente es uno que sobrelleva los males presentes de tal modo de no dejarse abatir excesivamente por ellos;

           Munificencia, la que nos dispone a incurrir en grandes gastos para realizar adecuadamente una gran obra. Difiere de la mera liberalidad en que no se refiere a gastos y donativos ordinarios, sino a aquellos que son grandes.

           La generosidad, que infunde valor para hacer participar a los demás de nuestros bienes de cualquier  clase y a reconocer los méritos y cualidades de los demás. 

2.-LOS VICIOS.

1.- Contrarios a la justicia: La injusticia.

            Se divide esta injusticia según las especies  de justicia. Por esto, la que se opone a la justicia legal, se denomina injusticia legal, o  violación de las leyes justas  y que son consideradas como delitos.

            A la justicia distributiva se opone la acepción de personas, debe estar especialmente presente en la memoria de los que detentan el poder, distribuyendo de una manera justa las cargas y los servicios entre los ciudadanos.

            A la conmutativa se oponen todos aquellos vicios, que causan algún perjuicio al prójimo: en la vida, fama, honra o bienes temporales, sea por pensamiento, palabra, u obra; como son el homicidio, hurto, rapiña, la injusta sentencia del juez, el falso testimonio, la contumelia, detracción, y otros muchos .

 2. Contrarios a la templanza: La falta de moderación.

 Los vicios opuestos a la templanza son la inmoderación (es decir, desbordar los límites de la razón en la búsqueda de los placeres , que ofusca al hombre reduciéndole a condición animal, pero también la insensibilidad que pone en riesgo la subsistencia.

            Actualmente existen numerosos mecanismos de sensualidad directa. Satisfacción de apetitos, bien por medio de agentes externos, normalmente sustancias químicas que conocemos como “drogas” que pueden tratar de desinhibir (alcohol), calmar el dolor (opioides), estimular (nicotina, cocaína, anfetaminas), provocar alucinaciones sensoriales (los diversos ácidos), animar (marihuana) o sedar (barbitúricos o benzodiacepinas).

            Satisfacción de apetitos a base de estimular repetidamente la secreción de agentes químicos internos, por medio de actividades de riesgo (adrenalina) o el coito (endorfina).

            También existe una forma psicológica de satisfacción de apetitos a base de la búsqueda de recompensas psíquicas provocadas por una tendencia a la que retroalimentan, generando un círculo vicioso.

            Hay numerosos ejemplos, desde la ludopatía hasta la vigorexia, y todas ellas se estudian como trastornos del comportamiento en psiquiatría. Se han establecido algunas bases genéticas que pueden generar una mayor predisposición a ciertas adicciones, pero ninguna de ellas se considera actualmente causante per se de las mismas.

            Existen asimismo sensualidades intelectuales (pues la materia es tanto cuerpo como mente), como la contemplación de la belleza, el estímulo intelectual, el afán de discusión o la perfección técnica de un arte humano, cuya satisfacción encauzada moderadamente hacia un orden elevado y útil, redunda en un bien, pero cuyo empleo repetido como un fin en si mismo no conduce sino a una ataraxia estéril en los deberes del hombre hacia los demás.

Cualquiera puede estar tentado a decir que cada uno es dueño de hacer lo que quiera con su propia vida y  que situaciones y acciones como las anteriores, no implican necesariamente un perjuicio de la convivencia con los demás.

Pero también cualquiera sabe que una de las obligaciones que tiene la persona humana es cuidar su propia dignidad personal, por un lado, y por otro reconocer que el daño que se produce a los demás con sus propios vicios es grande. Por ejemplo un drogadicto, un borracho, un narcisista, un fumador empedernido, un maniaco sexual etc.  altera de múltiples formas la convivencia familiar, de vecindad, la economía, los servicios sociales etc.  

3.- Contrarios a la fortaleza: La cobardía.

 Los vicios opuestos a la fortaleza son el temor o cobardía, la impasibilidad y la audacia.

             Dentro del temor se incluye el respeto humano.

            La cobardía hace que el hombre se aguante con las injusticias que se cometen en la sociedad, bien contra uno mismo o bien contra los demás.

            La impasibilidad o indiferencia que no teme los peligros reales, sólo se explica por el desprecio de la vida, por la soberbia o por la necedad.

            En este mismo orden, la audacia o temeridad se expone a los peligros sin causa justificada.

            Se cree que no es necesario detenerse en explicar de qué forma estas virtudes y vicios influyen en la convivencia social,  tanto en la relación de persona a persona como en todo tipo de sociedades: familia, comunidades , pueblos, naciones estados etc.

4.-LAS VIRTUDES DEL CABALLERO ANDANTE.

No quiero  dejar de pasar esta ocasión para presentarme ante mis internautas, la mejor presentación que puedo hacer es decir que soy un discípulo de Don Quijote que como él he estudiado la ciencia de la caballería andante,
que es una ciencia, como dice mi maestro, que encierra en sí todas, ó las mas ciencias del mundo…el que la profesa ha de ser jurisperito y saber las leyes de la justicia distributiva y conmutativa para dar á cada uno lo que es suyo y lo que le conviene:ha de ser , teologo para saber dar razon de la  christiana ley que profesa, clara y distintamente adondequiera que ,le fuere pedido: ha de ser médicoastrologo…; ha de saber matemáticas, y dexando aparte que ha de estar adornado de todas las virtudes teologales y cardinales…ha de guardar fe á Dios y á su dama: ha de ser casto en los pensamientos, honesto en las palabras, liberal en las obras, valiente en los hechos, sufrido en los trabajos, caritativo con los menesterosos, y finalmente mantenedor de la verdad aunque le cueste la vida en defendella..
 
Muchas veces he dicho …que la mayor parte de la gente del mundo está de parecer que no ha habido en él caballeros andantes, y por parecerme a mi, que si el Cielo milagrosamente no les dé á entender quan provechosos fueran en el presente, si se usaran, pero triunfan ahora por pecados de las gentes, la pereza, la ociosidad, la gula y el regalo.” ( Cap. 18, Parte II del Ingenioso Hidalgo Don Quixote de la Mancha,)
NOTA: El texto del Quijote está escrito con la ortografía propia del castellano de  la época, lo que explica las que hoy se considerarían faltas de ortografía.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG:APRENDER A COMUNICARSE EN LA VIDA CONYUGAL.

el bachiller.

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: