You are currently browsing the category archive for the ‘e) La relación entre vecinos y la convivencia social’ category.

LA RELACIÓN ENTRE VECINOS Y CONVIVENCIA SOCIAL.

            El título del tema nos orienta hacia donde quiere ir el presente tema tal como nosotros lo concebimos. Se trata de ver que influjo puede  tener la relación entre vecinos en la convivencia de las comunidades, pueblos y ciudades, lo primero que hace falta determinar de  de qué vecinos hablamos, por ello comenzaremos por esclarecer este término.

1.- De qué vecinos hablamos .

2.- Las contiendas entre  pueblos vecinos en el Quijote.

3.-Comentario al texto.

4.- Elementos para la buena convivencia entre vecinos.

5.- Factores negativos para la convivencia.

 6.-  La convivencia en el mundo actual.

 1.-DE QUÉ VECINOS HABLAMOS.

            Ya hemos adelantado algo  al decir  que nos referimos a los que con-viven  en las comunidades, pueblos, y  ciudades, en esta línea se puede decir  que en el lenguaje común Un vecino o vecina  (del latín( vicīnus a -um  un adjetivo de tres terminaciones o un sustantivo, vicus,  que significa literalmente villa ) es una persona que vive relativamente cerca de otra. En un sentido estricto es un término que se aplica a las personas cuyas casas están contiguas; en un sentido más amplio se aplica a los habitantes de un mismo barrio, también a los que viven en villas, pueblos y ciudades  colindantes.

 2.-LAS CONTIENDAS ENTRE PUEBLOS VECINOS EN EL QUIJOTE.

 Creo que viene aquí a cuento  registrar un suceso que D. Miguel de Cervantes  recoge en su obra cumbre ” Don Quijote de la Mancha y Sancho Panza “ dejando al lector saque las  malas consecuencias que los enfrentamientos entre vecinos pueden acaecer,  dice así el texto escrito y con ortografía  en castellano antiguo:

 «No se le cocía el pan á Don Quixote , como suele decirse, hasta oir y saber las maravillas prometidas del hombre condutor de las armas…y sentándose en un poyo, y Don Quixote junto a él, teniendo por Senado y auditorio al primo, al page, á SanchoPanza y al ventero, comenzó á decir desta manera: sabrán vuesas mercedes que en un Lugar que está quatro leguas y media desta venta sucedió que á un Regidor dél,…le faltó un asno, y aunque el tal Regidor hizo las diligencias posibles por hallarle, no fué posible.

Quince días serian pasados, segun es pública voz y fama, que el asno faltaba, quando, estando en la plaza el Regidor perdidoso, otro Regidor del mismo pueblo le dixo: dadme albricias, compadre, que vuestro jumento ha parecido. Yo os las mando, y buenas , compadre, respondió el otro, pero sepamos donde ha parecido: en el monte, respondió el hallador, le vi esta mañana, …

            En resolución, los dos Regidores, á pie y mano á mano, se fueron al monte, y llegando al lugar y sitio donde pensaron hallar el asno, no le hallaron,…Viendo pues que no parecía, dixo el Regidor que le había visto al otro: mirad compadre , una traza me ha venido al pensamiento, con la qual sin duda alguna podrémos descubrir este animal…: y es que yo sé rebuznar maravillosamente, y si vos sabeis algun tanto, dad el hecho por concluido.

            ¿Algun tanto decis, compadre,? dixo el otro, por Dios que no dé la ventaja á nadie ni aun á los mismos asnos. Ahora lo verémos, respondió el Regidor segundo, porque tengo determinado que os vais vos por una parte del monte, y yo por otra, de modo que le rodeemos y andemos todo, y de trecho en trecho rebuznaréis vos, y rebuznaré yo, y no podrá ser menos sino que el asno nos oya y nos responda, si es que está en el monte. Á lo que respondió el dueño del jumento: digo compadre, que la traza es excelente, y digna de vuestro gran ingenio, y dividiéndose los dos, segun el acuerdo, sucedió, que casi á un mesmo tiempo rebuznáron, y cada uno engañado del rebuzno del otro acudieron á buscarse, pensando que ya el jumento había parecido, y en viéndose, dixo el perdidoso: ¿es posible, compadre, que no fué mi asno el que rebuznó?.

            No fué sino yo, respondió el otro. Ahora digo, dixo el dueño, que de vos á un asno, compadre, no hay alguna diferencia, en quanto toca al rebuznar,..

            .Esas alabanzas y encarecimiento, respondió el de la traza, mejor os atañen y tocan á vos que á mí, compadre, que por el Dios que me crió, que podéis dar dos rebuznos de ventaja al mayor y más perito rebuznador del mundo:..

             Ahora digo, respondió el dueño, que me tendré y estimaré en más de aquí adelante, y pensaré que sé alguna cosa, pues tengo alguna gracia, que puesto que pensara que rebuznaba bien, nunca entendí que llegaba al extremo que decís.     También diré yo ahora, respondió el segundo, que hay raras habilidades perdidas en el mundo, y que son mal empleadas en aquellos que no saben aprovecharse dellas . Las nuestras, respondió el dueño, si no es en casos semejantes como el que traemos entre manos, no nos pueden servir en otros, y aun en este plega á Dios que nos sean de provecho.

            Esto dicho, se tornaron á dividir y á volver á sus rebuznos, y á cada paso se engañaban y volvían á juntarse, hasta que se dieron por contraseña que para entender que eran ellos, y no el asno , rebuznasen dos veces, una tras otra… mas ¿como había de responder el pobre, y mal logrado, si le halláron en lo mas escondido del bosque comido de lobos? Y en viéndole, dixo su dueño: ya me maravillaba yo de que él no respondia, pues, á no estar muerto, él rebuznara si nos oyera, ó no fuera asno; pero á trueco de haberos oído rebuznar con tanta gracia, compadre, doy por bien empleado el trabajo que he tenido en buscarle, aunque le he hallado muerto.

             En buena mano está, compadre, respondió el otro, pues si bien canta el Abad, no le va en zaga el monacillo . Con esto, desconsolados, y roncos se volvieron á su aldea, adonde contaron á sus amigos, vecinos y conocidos quanto les había acontecido en la busca del asno, exâgerando el uno la gracia del otro en el rebuznar, todo lo qual se supo, y se extendió por los lugares circunvecinos, y el diablo, que no duerme, como es amigo de sembrar y derramar rencillas y discordia por doquiera, levantando caramillos en el viento y grandes quimeras de nonada, ordenó, é hizo que las gentes de los otros pueblos, en viendo á alguno de nuestra aldea, rebuznasen , como dándoles en rostro conel rebuzno de nuestros Regidores.

             Diéron en ello los muchachos, que fué dar en manos y en bocas de todos los demonios del infierno, y fué cundiendo el rebuzno de en uno en otro pueblo de manera , que son conocidos los naturales del pueblo del rebuzno como son conocidos y diferenciados los negros de los blancos: y ha llegado á tanto la desgracia desta burla, que muchas veces con mano armada y formado escuadron han salido contra los burladores los burlados á darse la batalla, sin poderlo remediar Rey ni Roque , ni temor ni vergüenza.

            Yo creo que mañana, ó esotro día han de salir en campaña los de mi pueblo, que son los del rebuzno, contra otro lugar que está á dos leguas del nuestro, que es uno de los que más nos persiguen, y por salir bien apercebidos, llevo compradas estas lanzas alabardas que habeis visto.

            Y estas son las maravillas que dixe que os había de contar, y si no os lo han parecido, no sé otras…despues de haber salido D. Quixote  de la venta determinó de ver primero las riberas del río Ebro, y todos aquellos contornos ántes de entraren la ciudad de Zaragoza, pues le daba tiempo para todo el mucho que faltaba desde allí á las Justas.

            Con esta intención siguió su camino…hasta que al tercero, al subir de una loma, oyó un gran rumor de atambores, de trompetas y arcabuces. Al principio pensó que algún tercio de soldados pasaba por aquella parte, y por verlos picó à Rocinante, y subió la loma arriba, y quando estuvo en la cumbre, vió al pie della, á su parecer, mas de docientos hombres armados de diferentes suertes de armas,…

            Baxó del recuesto, y acercóse al esquadron, tanto que distintamente vió las banderas…especialmente una que en un estandarte ó jiron de raso blanco venía, en el qual estaba pintado muy al vivo un asno como un pequeño sardesco,…alrededor dél estaban escritos de letras grandes estos dos versos:

No rebuznáron en balde /el uno y el otro Alcalde.

            Finalmente conocieron, y supiéron como el pueblo corrido salía á pelear con otro que le corria mas de lo justo, y de lo que se debía á la buena vecindad…Los del esquadron le recogiéron en medio, creyendo que era alguno de los  que estaban de su parte…

            Don Quixote que los vió tan atentos á mirarle,..quiso aprovecharse de aquel silencio, y rompiendo el suyo, alzó la voz y dixo:..No,no,ni Dios lo permita, ó quiera: los varones prudentes, las Repúblicas bien concertadas por quatro cosas han de tomar las armas, y desenvaynar las espadas, y poner á riesgo sus personas, vidas y haciendas.

            La primera por defender la Fe católica, la segunda por defender su vida, que es de ley natural y divina, la tercera en defensa de su honra, de su familia, y hacienda, la quarta, en servicio de su Rey en la guerra justa, y si le quisiéramos añadir la quinta ( que se puede contar por la segunda) es en defensa de su patria.

             Á estas cinco causas como capitales se pueden agregar algunas otras que sean justas y razonables, y que obliguen á tomar las armas; pero tomarlas por niñerías y por cosas que ántes son de risa y pasatiempo que de afrenta, parece que quien las toma carece de todo razonable discurso,quanto mas, que tomar venganza injusta ( que justa no puede haber alguna que los sea) va derechamente contra la ley santa que profesamos, en la qual se nos manda que hagamos bien á nuestros enemigos, y que amemos á los que nos aborrecen: mandamiento, que aunque parece algo dificultoso de cumplir, no lo es sino para aquellos que tienen ménos de Dios que del mundo, y mas de carne que de espíritu, porque Jesuchristo, Dios y hombre verdadero, que nunca mintió ni pudo, ni puede mentir, siendo Legislador nuestro, dixo, que su yugo era suave,y su carga liviana: y así no nos había de mandar cosa que fuera imposible de cumplirla. Así que, mis señores, vuesas mercedes están obligados por las leyes divinas y humanas á sosegarse.

El diablo me lleve, dixo á esta sazon Sancho entre si, si este mi amo no es tólogo, y si no lo es, que lo parece como un huevo a otro».(  Cf. Cap. XXV, Par. II y Cap XXVII. Par. II.)

 3.-COMENTARIO AL TEXTO.

 En los comienzos del texto queda iniciada la ventura del rebuzno que pone por centro,  del mismo al diablo que no duerme. Ya se ve como se señala reiteradamente la presencia del diablo en la vida humana; es en este aspecto, cual otro «dios», interviniendo en las más variadas y hasta insignificantes acciones de la vida del hombre, aqui es quien ha sembrado la discordia entre los pueblos moviendo a los muchachos a burlarse de sus vecinos, los del pueblo del rebuzno.

            Destacar como se consideraba por parte de villanos y pícaros una prestigiosa habilidad el saber rebuznar. Cervantes dice a este respecto en el Coloquio de los perros: «Apode el truhán, juegue de manos y voltee el histrión, rebuzne el pícaro…, y no lo quiera hacer el hombre principal, a quien ninguna habilidad destas le puede dar crédito ni nombre honroso». (Folio 247 v.).

            Los  regidores «concejales», sin embargo se congratulan de ella: «También diré yo ahora, respondió el segundo, que hay raras habilidades perdidas en el mundo y que son mal empleadas en aquellos que no saben aprovecharse dellas».

            La historia del rebuzno pone de manifiesto una antigua realidad de enfrentamientos entre lugares y pueblos vecinos por las más diversas causas: reparto de tierras, pastos, uso del agua, pasos de ganado… No faltan enfrentamientos motivados por causas religiosas, entre el clero secular y regular por motivos jurisdicinales, entre villas por patronazgos de santos, o por el paso de procesiones por territorios vecinos… en nuestros días tales enfrentamientos se siguen produciendo por las más diversas causas, entre vecinos cuyas casas están colindantes, entre vecinos de un edificio de pisos, entre pueblos y ciudades  etc.

            Es de notar como Cervantes suele sacar moralejas de la mayor parte de los cuentos que narra, en este caso va a aprovechar  el cuento para señalar cuáles son las  condiciones de la llamada guerra justa.

            La doctrina que expone en el texto está relacionada con la que Francisco de Vitoria había explicado en la Secunda de India, éste, a su vez, está desarrollando y aplicando a los casos planteados por la conquista de América, la doctrina de santo Tomás en la Summa Theológica, II, 2, hablando de bello.

            La doctrina sobre la guerra justa está en estrecha relación, en estos autores, con el derecho a la legítima defensa, de la que toma su justificación básica, así como las limitaciones que esta legítima defensa tiene.

            El texto tiene varias citas de la Sagrada Escritura que afectan a la esencia de la moral, formalmente cristiana, Cervantes se ha ocupado, por ello, de decir que proceden de «Jesucristo, Legislador nuevo, Dios y hombre verdadero, que nunca mintió y que no puede mentir».

            La primera de estas doctrinas es la que se refiere al «amor de los enemigos y a los que nos aborrecen» contenida en el llamado Sermón de la Montaña en el que Jesús se muestra como ese nuevo legislador en el que contrapone su enseñanza a la de la ley antigua: «oisteis que fue dicho… pero yo os digo» (cf. Mateo caps 5-6-7).

             Cervantes subraya la novedad de esta enseñanza advirtiendo de su dificultad, pero recurre a una prueba que nos remite a San Pablo en la que afirma que tal dificultad es para aquellos que carecen del Espíritu de Cristo , asi como a la misma enseñanza de Jesús que, además de afirmar que «mi yugo es llevadero y mi carga ligera» (cf. Mateo 11,30), ha dicho que lo que es «imposible para el hombre es posible para Dios». (cf. Mateo cap.5).

            Esta elevada enseñanza que Cervantes pone en labios de Don Quijote, es la que hace exclamar en su interior a Sancho que su amo es un verdadero «tólogo».

            Entre las verdades que Sancho considera teológicas, se encuentra también la de la injusticia de todo tipo de venganza, lo expresa Don Quijote, de forma clara y elegante: «que tomar venganza injusta (que justa no puede haber alguna que los sea)».

            La aventura del rebuzno terminó de forma desastrosa, especialmente para Sancho, quien después de escuchar a su amo hablar como un experto teólogo, quiso corroborar sus palabras calificando las desavenencias como niñerías, y no sólo eso, sino que ilustró sus palabras mostrando también su habilidad en rebuznar, lo que fue entendido por «los del rebuzno», como una burla, que lo apalearon a su gusto.        

Don Quijote que vio como era tratado su escudero salió en su defensa, terminando por recibir tantas piedras y palos como él.

             Don Quijote salió del lugar a galope, como pudo, «encomendándose de todo corazon á Dios, que de aquel peligro le librase», seguido por el rucio de Sancho, a quien los contendientes colocaron sobre las espaldas  una gran cantidad de palos , desentendiéndose así, de amo y escudero.

Pero el enfrentamiento entre los dos pueblos no se llevó a cabo. Con lo que Cervantes probablemente quiso avalar que la buena convivencia entre vecinos requiere una buena disposición no exenta de peligro.

 4.- ELEMENTOS PARA LA BUENA CONVIVENCIA ENTRE VECINOS .

 Aunque  pienso que el texto cervantino es suficiente para plantearse el problema de la convivencia entre vecinos, añadimos algunos nuevos elementos que nos sitúen en nuestro siglo XXI.

 Entre esos elementos podíamos destacar los siguientes:

  – El respeto: Cuando establecemos cualquier tipo de comunicación con otra persona, la primera premisa es aceptar la dignidad de esta persona como tal, sin prejuicios ni discriminaciones, y entender que puedan tener pensamientos y opiniones distintos a los nuestros. Esto no implica que no podamos discutir o combatir estas opiniones, pero siempre respetando a la persona.

– La afabilidad: Un ambiente de cordialidad facilitará nuestras relaciones con los demás pero si nuestra actitud es recelosa o indiferente, difícilmente nos llevará a una convivencia satisfactoria

 – La inteligencia: En las relaciones sociales, las buenas intenciones no son siempre suficientes.

            Cuantas veces hemos visto a personas que tienen el dudoso don de la impertinencia y molestan continuamente sin ser conscientes de ello. Para tratar con inteligencia a los demás, es importante saber escuchar e intentar conocer a la otra persona y, en caso contrario, saber callar en determinados momentos..

            – La educación: Es una de las bases de una buena convivencia, y la podemos considerar como un compendio de los puntos anteriores. En nuestro mundo parece que la chabacanerìa está instalada entre las relaciones sociales como si  la buena educación en modales y formas de hablar no tuviera ninguna importancia.

            – Evitar a los otros  todos aquellos hechos que nos molestan a nosotros: ruidos, suciedad en los ámbitos de los demás, fiestas que pueden turbar el sueño, sonidos de música molestos etc. de forma que en todos nuestros actos estemos pensando en las repercusiones que puedan tener en los demás.

            – Interesarse por las situaciones duras que puedan estar pasando nuestros vecinos : enfermedades, sufrimientos de cualquier tipo, rupturas familiares, con el cuidado de no entrometerse de una manera impertinente.

            – Mostrarse siempre dispuestos a responder a las demandas que nos puedan hacer nuestros vecinos de calle, comunidad…

            -Evitar todos aquellos hechos que puedan  dañar la confianza, criticas, chismorreos, violación de  confidencias etc

-Cuidado del entorno  común: lugares públicos.

– Mantener limpia la ciudad.

-Respetar los muebles urbanos.

– No hacer pintadas en las fachadas y sobre todo en  lugares significativos por su historia, valor artístico etc.

– Respetar las señales de tráfico urbanas.

 5.- FATORES NEGATIVOS PARA LA CONVIVENCIA.

  – Los prejuicios: Estos implican una mala predisposición de antemano a la convivencia, lo que nos hará tener una actitud negativa ante los demás dificultando enormemente la relación. El prejuicio va en contra del respeto que cada persona merece.

 – La intransigencia: Convivir con los demás supone un esfuerzo en conseguir puntos de acuerdo. Para ello, todas las partes deben ceder a menudo en sus posturas. Cuando alguien nunca está dispuesto a ceder, la convivencia no es posible, se podrá producir una relación de acatamiento o subordinación, pero nunca de auténtica convivencia.

            – La falta de comunicación: “Hablando se entiende la gente” es un dicho popular realmente acertado a este respecto. Cuántas veces la falta de comunicación provoca situaciones difíciles en todos los ámbitos de nuestra vida, que podrían ser solventadas con una simple conversación.

            – Hablar y airear con otros los posibles defectos tanto personales, como en la relación.

-Los fanatismos de cualquier naturaleza: políticos, religiosos, deportivos, culturales, artísticos…

 ESPERANDO EL METRO.

6.- LA CONVIVENCIA EN EL MUNDO ACTUAL

 El ritmo de la vida actual y la revolución en las comunicaciones han creado un doble efecto: por un lado, hemos aumentado la cantidad y diversidad de personas con las que nos relacionamos, pero por otro, la calidad de la relación entre las personas se ha hecho más superficial y más utilitarista.

            La vida en las ciudades tiene como común denominador hoy en día la falta de tiempo. Las prisas y el estrés no son buenos aliados para la convivencia. La relación con nuestros vecinos, en muchos casos, se limita a un saludo de rigor y la convivencia familiar se resiente del cansancio de la jornada laboral.

– La masificación que hace que las personas sean como objetos con los que te rozas, que nos impiden la vista, que nos estorban para caminar …

( Cf http://www.pulevasalud.com › … › Cómo lograr una buena convivencia‎)

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: EL NACIONALISMO COMO FACTOR DE DISCRIMINACIÓN.

el bachiller.

 

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: