LA POBREZA EN BRASIL DE LA SUPERACIÓN  Y AL ESTANCAMIENTO.

 Estos son los puntos a desorrrallar en el tema:

 1.-Brasil lidera la reducción de la pobreza según el banco mundial.

2.- El número de brasileñs que están en pobreza extrema aumentó últimamente.

3.-Acerca de la situación de los niños y niñas pobres en Brasil .

4.-Los datos de UNICEF de la situación de os niños y niñas en Brasil.

5.-Las desigualdades en Brasil.

6.-El informe “ Ocultos a plena luz”.

 1.- BRASIL LIDERA LA REDUCCIÓN DE LA POBREZA SEGÚN EL BANCO MUNDIAL.

Brasil ha conseguido eliminar prácticamente la pobreza extrema y lo ha hecho más rápido que sus vecinos. La afirmación es del Banco Mundial, que en su último informe resalta que el número de brasileños que vive con menos de 2,5 dólares al día ha caído del 10% al 4% entre 2001 e 2013.

El estudio, “Prosperidad Compartida y Erradicación de la Pobreza en América Latina y Caribe”, añade que el 60% de los brasileños aumentó su nivel de renta entre 1990 y 2009 y que Brasil es uno de los ejemplos más brillantes de reducción de pobreza en la última década.

“En total, 25 millones de personas dejaron de vivir en la pobreza (extrema o moderada), lo que representa una de cada dos personas que salió de la miseria en América Latina y en el Caribe de 1990 a 2009.

Los autores explican que hasta 1999, los índices de extrema pobreza en Brasil y en el resto de la región eran parecidos y rondaban el 26%. Fue en 2012 cuando la institución comenzó a observar una mayor reducción en territorio brasileño: 9,6% ante el 12% del resto del continente.

La institución explica las causas de los buenos resultados, en un momento en el que un Brasil estancado batalla para no entrar en recesión.

La primera es el crecimiento económico a partir de 2001, iniciado durante el mandato de Fernando Henrique Cardoso, “bastante más estable que el registrado durante las dos décadas anteriores”.

En segundo lugar se alaban las políticas públicas que tienen como objetivo la erradicación de la pobreza, como la Bolsa Familia, que ofrece una modesta renta mensual a cambio de la escolarización de los hijos, o el Brasil sin Miseria, pensado para los más pobres. En último lugar se destaca el mercado de trabajo nacional, donde las tasas de empleo formales aumentaron un 60% y la evolución del salario mínimo, hoy de 295 dólares.

“El crecimiento, modesto aunque sostenido, se volvió más inclusivo gracias a políticas fuertemente enfocadas en la reducción de la pobreza y a favor de un mercado laboral fuerte”, afirma el informe, que advierte que el desafío todavía no ha acabado: “Si bien el país eliminó casi por completo la pobreza extrema en la última década, 18 millones de brasileños siguen viviendo en la pobreza, un tercio de la población no consiguió acceder a la clase media y se mantiene vulnerable economicamente”.

 

2.-EL NÚMERO DE BRASILEÑOS QUE ESTÁN EN POBREZA EXTREMA AUMENTÓ ULTIMAMENTE.

.

El número de brasileños que viven por debajo del umbral de la pobreza aumentó por primera vez en diez años, al pasar de 10,08 millones de ciudadanos que vivían en esta situación en 2012 a 10,45 millones el año pasado.

Los datos fueron divulgados en la web del Instituto de Investigación Económica y Aplicada (Ipea, en portugués) el 30 de octubre prácticamente a escondidas: el Instituto ni siquiera organizó una conferencia de prensa para informar a los medios.

Las cifras contradicen el discurso del Partido de los Trabajadores de la recién reelegida presidenta Dilma Rousseff y del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quienes a lo largo de la reciente campaña electoral defendieron que la reducción de la miseria de la última década estaría amenazada en caso de que ganara la oposición.

Se trata de la primera vez que el número de ciudadanos que viven en la pobreza extrema deja de caer desde 2003. El Ipea considera que las personas que viven por debajo del umbral de la pobreza son las que no poseen renta suficiente para cubrir el coste mensual de la canasta básica alimentaria, cuyo precio varía de 26,90 dólares en Belém, capital del Estado de Pará, a 50 dólares en Porto Alegre, capital de Rio Grande do Sul, según el instituto. 

Para el presidente del instituto Data Popular, Renato Meirelles, las cifras imponen un nuevo reto al Gobierno: encontrar a los que todavía no reciben el Bolsa Familia, el principal programa social del Gobierno. “Hay la cuestión económica, que tiene un impacto directo en la miseria. Pero el conjunto de políticas públicas tiene que llegar donde aún no ha llegado”, sostiene.

El sistema de protección social de Brasil es uno de los mejores del mundo y podría hacer con que no existieran estas 10 millones de personas en la miseria. Ellos tienen que estar protegido por los programas”.

Si no se amplía esta red de asistencia social, hay el riesgo de que la miseria siga creciendo el año que viene, explica Meirelles. “Que los dirigentes aprendan con el resultado de las urnas: es necesario radicalizar el desarrollo de la economía y los programas de distribución de renta, que hicieron que el país avanzara en las últimas décadas”, finaliza el experto.

Las cifras contradicen el discurso del Partido de los Trabajadores de la recién reelegida presidenta Dilma Rousseff

Aunque el número de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza haya registrado un ligero aumento, la población pobre —que tiene dos veces la renta familiar de los que viven en la miseria— sigue bajando: eran 30,3 millones de ciudadanos en 2012 y, el año pasado, 26,6 millones. Hace diez años eran 60,1 millones, más del doble.

Las cifras fueron adelantadas el pasado miércoles por el diario Folha de São Paulo tras una polémica durante la campaña electoral. A mediados de octubre, Herton Araújo, director del área de Estudios y Políticas Sociales del Ipea, dimitió por no estar de acuerdo con la decisión del instituto de impedir la publicación de este estudio durante las elecciones.

Su divulgación hubiera podido ser usada por la oposición, liderada entonces por el candidato Aécio Neves (PSDB), que perdió las elecciones por un ajustado margen de votos.

El área de prensa del Ipea afirmó, a través de un comunicado, que no había “nadie disponible para hablar sobre el tema” y que “la actualización de la base de datos nunca está acompañada de una divulgación a los medios de comunicación”.

 

3.-ACERCA DE LA SITUACION DE LOS NIÑOS Y NIÑAS EN BRASIL.

 Les gusta el futbol, la playa, ir a la escuela y escuchar música, sin embargo uno de los dos tiene una vida con muchas más posibilidades que el otro, curiosamente uno es blanco y el otro negro pero viven en el mismo país aunque podrían perfectamente vivir en distintos continentes. Esa es la situación de desigualdad que sufren los niños y las niñas en Brasil.

A pocos meses del mundial aún nos acordamos de las protestas desatadas por los gastos millonarios que se hicieron para organizar el evento deportivo más importante del mundo, también nos acordamos de la visita que el fotógrafo Christophe Simon de la agencia AFP hizo a los niños y niñas de las favelas.

Las imágenes que muestran las diferencias entre la opulencia y la pobreza son terribles. Mikkel Jensen, un periodista danés que estuvo meses antes del mundial en Brasil cubriendo los preparativos para su realización, después de denunciar la violencia con la que las autoridades “limpiaban” la calle de niños y niñas pobres, abandonó la cobertura. “No puedo cubrir este evento tras saber que el precio de la Copa no solo es el más alto de la historia en reales y centavos, también es un precio que incluye las vidas de los niños”, dijo en la carta de despedida.

Por su parte el gobierno de Brasil afirmaba que el mundial dejaría una derrama económica sobre el país que mejoraría la situación de todos, pero esto aún está por verse.

Se invirtieron alrededor de 13 mil millones de dólares, sin embargo, esta semana, cuatro meses después del mundial, nos enteramos que en Brasil, por primera vez en 10 años, la miseria en el 2012 a los 10.45 millones de personas en el 2013. Las cifras las publicó IPEA (Instituto de Investigación Económica y Aplicada) el 30 de octubre, sin apenas publicidad.

4.-LOS DATOS DE UNICEF SOBRE LA SITUACIÓN DE LOS NIÑOS EN BRASIL.

Según datos de UNICEF, actualmente la situación de los niños y niñas en Brasil, es la siguiente:

  • Unos 12 millones de niños y niñas brasileños viven en la región semiárida que forman los estados más vulnerables y pobres del país. En esa región, las tasas de alfabetización y suministro de agua potable son muy inferiores a los promedios nacionales, mientras que las de mortalidad infantil son notablemente más elevadas.
  • En el Brasil hay unas 620 mil personas que viven con el VIH y el SIDA. Aunque mediante medidas originales y drásticas, el gobierno ha reducido sensiblemente la propagación de la epidemia. Lamentablemente, la tasa de infección de las mujeres jóvenes está en aumento.
  • Brasil avanza hacia la conquista de la educación primaria universal. Sin embargo, en muchas escuelas la enseñanza de aptitudes y conocimientos básicos es deficiente.
  • Anualmente, más de 500 mil nacimientos en el Brasil no se registran, lo que pone en peligro las posibilidades inmediatas y futuras de que los recién nacidos disfruten plenamente de todos sus derechos. En algunas regiones del país, la delincuencia y la violencia constituyen problemas graves para el desarrollo de los niños, las niñas y los adolescentes.

5.-LAS DESIGUALDADES EN BRASIL.

La AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo) afirma por su parte que Brasil es uno de los países más desiguales del mundo. Según información de su página web, el 1% de la población de Brasil acapara el 13% de la renta media y un 46% de la riqueza nacional está en manos del 10% de la población más rica, mientras que al 50% más pobre le corresponde solo un 13,3% de esa riqueza,

“En el Noreste de Brasil el analfabetismo funcional llega al 40% de la población. Mucha de esta población marginada es afrodescendiente, un grupo que en general tiene menos acceso a educación, empleo y servicios sociales.”. Y esto se refleja en situaciones tan dramáticas como que en Brasil existan 480 mil niñas que trabajan como empleadas domésticas en las casas de la clase media y alta.

Según un informe del 2012 de UNICEF, el Estado mundial de la infancia”, la diferencia entre niños y niñas pobres también es importante, los niños de las calles de las ciudades del Brasil tienen más probabilidades que las niñas de pasar hambre y de ser víctimas de actos de violencia cometidos por miembros de la policía, asimismo las niñas tienen menos probabilidades que los niños de pedir limosna y más probabilidades de dormir en instituciones, en lugar de pasar las noches en las calles.

6.- EL INFORME “ OCULTOS A PLENA LUZ “

En un informe más reciente, Ocultos a plena luz”, del 2014, Unicef detalla algunos datos que exponen la grave situación de una región y un país que aspiran a ser uno de los motores económicos del mundo.

“En términos absolutos se estima que en América Latina y el Caribe mueren por homicidio entre 100,000 y 120,000 personas al año”, el 28% de esas víctimas corresponden a adolescentes de entre 10 y 19 años. Son Brasil, Colombia, El Salvador y Venezuela los países que tienen los índices de homicidios más altos entre jóvenes de 15 a 24 años.

seguido muy de cerca por Brasil con 11 mil muertes.

En el mundo, el mayor número de víctimas jóvenes por homicidio están en Nigeria, con 13 mil muertes registradas en el 2012, pero seguido muy de cerca por Brasil con 11 mil muertes.

Es muy difícil saber si el Mundial de futbol fue un evento positivo para el país, muchos creen que no, lo que sí se sabe es que si Brasil quiere convertirse el motor de desarrollo para la región tiene que modificar sus políticas de infancia y preocuparse más por paliar la enorme desigualdad que impera.

 QUIZÁS TAMBÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA RELACIÓN DE PAREJA EN LA ACTUALIDAD.

 elbachillersansoncarrasco.

 

 

 

Anuncios