EL  SALARIO JUSTO EN LAS ENCÍCLICAS PAPALES.

 

 LA DETERMINACIÓN DEL SALARIO JUSTO EN LA ENCÍCLICA RERUM NOVARUM DEL PAPA LEÓN XIII. 15 DE MAYO 1891. 

2.-11.- Sobre la determinación del salario justo.

 .          “Atacamos aquí un asunto de la mayor importancia, y que debe ser entendido rectamente para que no se peque por ninguna de las partes. A saber: que es que  establecida la cuantía del salario por libre consentimiento, y, según eso, pagado el salario convenido, parece que el patrono ha cumplido por su parte y que nada más debe. ..

            Un juez equitativo que atienda a la realidad de las cosas no asentirá fácilmente ni en su totalidad a esta argumentación, pues no es completa en todas sus partes; le falta algo de verdadera importancia.

            Luego el trabajo implica por naturaleza estas dos a modo de notas: que sea personal, en cuanto la energía que opera es inherente a la persona y propia en absoluto del que la ejerce y para cuya utilidad le ha sido dada, y que sea necesario, por cuanto el fruto de su trabajo le es necesario al hombre para la defensa de su vida, defensa a que le obliga la naturaleza misma de las cosas, a que hay que plegarse por encima de todo.

            Pues bien: si se mira el trabajo exclusivamente en su aspecto personal, es indudable que el obrero es libre para pactar por toda retribución una cantidad corta; trabaja voluntariamente, y puede, por tanto, contentarse con una retribución exigua o nula…

             Pase, pues, que obrero y patrono estén libremente de acuerdo sobre lo mismo, y concretamente sobre la cuantía del salario; queda, sin embargo, latente siempre algo de justicia natural superior y anterior a la libre voluntad de las partes contratantes, a saber: que el salario no debe ser en manera alguna insuficiente para proveer las necesidades exigidas por la dignidad de la persona humana.

             Por tanto, si el obrero, obligado por la necesidad o acosado por el miedo de un mal mayor, acepta, aun no queriéndola, una condición más dura, porque la imponen el patrono o el empresario, esto es ciertamente soportar una violencia, contra la cual reclama la justicia.( Cf.nº32).

2.-SOBRE EL SALARIO JUSTO EN LA ENCÍCLICA QUADRAGESSIMO ANNO DEL PAPA PIO XI. 15 DE MAYO DE 1931.

3.-9.- La necesidad urgente de luchar para conseguir la justa distribución de los bienes.  

             61. Hay que luchar, por consiguiente, con todo vigor y empeño para que, al menos en el futuro, se modere equitativamente la acumulación de riquezas en manos de los ricos, a fin de que se repartan también con la suficiente profusión entre los trabajadores, no para que éstos se hagan remisos en el trabajo —pues que el hombre ha nacido para el trabajo, como el ave para volar—, sino para que aumenten con el ahorro el patrimonio familiar; administrando prudentemente estos aumentados ingresos, puedan sostener más fácil y seguramente las cargas familiares, y, liberados de la incierta fortuna de la vida, cuya inestabilidad tiene en constante inquietud a los proletarios, puedan no sólo soportar las vicisitudes de la existencia, sino incluso confiar en que, al abandonar este mundo, quedarán convenientemente provistos los que dejan tras sí.

3-10.- El salario justo como medio para la distribución de los bienes.

            Mas no podrá tener efectividad si los obreros no llegan a formar con diligencia y ahorro su pequeño patrimonio, como ya hemos indicado, insistiendo en las consignas de nuestro predecesor. Pero¿de dónde, si no es del pago por su trabajo, podrá ir apartando algo quien no cuenta con otro recurso para ganarse la comida y cubrir sus otras necesidades vitales fuera del trabajo?

 SAN JUAN XXIII. PARROQUIA DE MIGUELTURRA. SIGLO XX. MARÌA JESÚS MARTÍNEZ.

3.- RENOVACIÓN DE LA DOCTRINA DEL SALARIO JUSTO EN LA  MATER ET MAGISTRA DEL PAPA SAN  JUAN XXIII.

           Es asimismo de suma importancia doctrinal y práctica la afirmación de Pío XI de que el trabajo no se puede valorar justamente ni retribuir con equidad si no se tiene en cuanto su doble naturaleza, social e individual (Ibíd., p. 200). Por consiguiente, al determinar la remuneración del trabajo, la justicia exige que se consideren las necesidades de los propios trabajadores y de sus respectivas familias, pero también la situación real de la empresa en que trabajan y las exigencias del bien común económico (Ibíd., p.201).

 4.-CONCLUYENDO.

        El tema del salario justo fue tratado de forma más directa en las primeras encíclicas papales  especialmente , como hemos visto por Leon XIII y Pío XI, otras encíclicas se han remitido en este punto a enciclicas  anteriores por pensar que la situación social había rebasado este tema centrándose en otros aspectos del problema social.

            Resumiendo la doctrina sobre el salario justo podriamos concluir :

            El fruto legítimo del trabajo es el salario, que debe proporcionar a la persona una vida digna, , tanto en lo material como en lo social, cultural y espiritual.  Entre los aspectos de esta dignidad se encuentra el derecho natural de formar la propia familia y de servir de base para la adquisición de un pequeño y suficiente patrimonio.

            El acuerdo de las partes no basta para justificar moralmente la cuantía del salario cuando una de las parte está en condiciones de indefensión ante la otra, los beneficios sociales adicionales como seguro de accidentes y de enfermedad, vacaciones, retiro, indemnización por despido, etc. son cuestiones que deben incluirse.

            El pago del salario debe ser inmediato según acordado, y en efectivo, no en vales, en algunos países no se admite que sean con cheques. Las utilidades de la empresa pueden aconsejar un bono o pago adicional de acuerdo con su monto.

            El salario mínimo que rija oficialmente, debe ser revisado periódicamente, y puede tener una escala de aumento anual según algún índice oficial. La desproporción exagerada entre los salarios inferiores y los superiores en una misma empresa resultan muchas veces injustos y una fuente de disgustos.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOC: APRENDER A COMUNICARSE EN LA VIDA CONYUGAL.

bachillersansoncarrasco.

 

Anuncios