¿ OBLIGA EN CONCIENCIA EL PAGO DE TRIBUTOS AL ESTADO ? O SOBRE LA OBLIGACIÓN MORAL DE LAS LEYES TRIBUTARIAS.

 Terminábamos el tema anterior : Una Economía al servicio del hombre con esta frase: La autoridad política tiene el derecho y el deber de regular, en función del bien común, el ejercicio legítimo del derecho de propiedad.

            Para llevar a cabo este derecho y deber de la autoridad política, ésta tiene necesidad de realizar, entre otras,  una actividad financiera, en tanto en cuanto es autoridad del Estado, esto nos lleva a ocuparnos, en los comienzos del Tema,  de la actividad Financiera del Estado.

 1.-Actividad financiera del Estado.

2.-Los tributos y sus clases.

3.-Distintas formas de eludir los impuestos.

4.-Sobre la obligación moral de las leyes tributarias.

5.- Condiciones  exigidas para que una ley tributaria sea justa.

 

MINISTERIO DE HACIENDA. MADRID. ESPAÑA.

1.-ACTIVIDAD FINANCIERA DEL ESTADO.

 La Actividad Financiera del Estado es la función que éste desarrolla para procurarse los recursos necesarios y estar en condiciones de sufragar los gastos públicos, destinados a satisfacer las necesidades colectivas a su cargo, mediante la prestación de los servicios públicos correspondientes. Asimismo, esta actividad se desenvuelve dentro de la Administración Pública y tiene como finalidad la satisfacción de las necesidades colectivas.

Las actividades públicas, las funciones públicas son servicios de los cuales no puede prescindir una sociedad, como son La Justicia, La Defensa Nacional, La Seguridad Pública, Los Transportes, La Actividad Educativa, La Actividad Económica del Estado, El Crédito Público y Otras.

            El Estado para poder llevar a cabo su función financiera, requiere de ciertos recursos y una vez que los obtiene los administra y por último, los aplica para satisfacer las necesidades de la sociedad,  que en si es el objetivo esencial de esta función.

            El Estado obtiene sus recursos por muy diversos medios, como la explotación de sus propios bienes y el manejo de sus empresas, así como por el ejercicio de su poder de imperio, con base en el cual establece las contribuciones que los particulares deberán aportar para los gastos públicos.

            Finalmente, su Presupuesto se complementará con otros mecanismos financieros, que en calidad de empréstitos vía crédito interno o externo, obtendrá de otros entes.

            Esta situación da origen a una necesaria relación de Interdependencia entre gobernantes y gobernados derivándose en la Importancia que tiene el Derecho Fiscal.

            El tema se ocupa de la Actividad Financiera del Estado en cuanto tiene el poder para establecer la contribución que los particulares deben aportar para los gastos públicos. Este poder lo ejercita a través de las Leyes Tributarias.

 2.-LOS TRIBUTOS Y SUS CLASES.

 Los tributos son ingresos públicos de Derecho público que consisten en prestaciones pecuniarias obligatorias, impuestas unilateral, exigidas por una administración pública como consecuencia de la realización del hecho imponible al que la ley vincule en el deber de contribuir. Su fin primordial es el de obtener los ingresos necesarios para el sostenimiento del gasto público, sin perjuicio de su posibilidad de vinculación a otros fines.

            Entre ellos hay que distinguir 3 clases distintas: los impuestos, las tasas y las contribuciones especiales

            En primer lugar, como tributo más importante y conocido están los impuestos, una prestación pecuniaria que es exigida por la Administración sin contraprestación alguna, y cuyo hecho imponible está constituido por negocios, actos o hechos que ponen de manifiesto la capacidad contributiva del sujeto contribuyente.

.           Sin contraprestación supone que es exigido coactivamente sin que el ente público realice actividad alguna más allá del cobro. Los más importantes cabría que decir que son el IRPF, que grava las rentas de las personas físicas, el IVA, y el IS, que grava las rentas de las sociedades y personas jurídicas.

            En segundo lugar están las tasas, un tributo cuyo hecho imponible consiste en la concesión a un particular de una utilización privativa o un aprovechamiento especial de un bien de dominio público,  es decir, cuando a un particular se le concede el uso de un bien público con exclusión de los demás o cuando sin excluirse dicho uso el particular dispone de ese bien con mayor intensidad que el resto.. Por supuesto, a cambio de tales privilegios la Administración exigirá una tasa. Un aspecto importante de las tasas es que su importe no podrá exceder nunca del coste del servicio o actividad prestada, así por tanto nunca se obtendrán beneficios a través de ellas.

            El último grupo es el de las contribuciones especiales, tributos cuyo hecho imponible consiste en la obtención para el ciudadano de un beneficio debido a la realización de obras o al establecimiento de un servicio público por el Estado(instalación de una boca deL metro o  asfaltado de una calle.)

 3.-DISTINTAS FORMAS DE ELUDIR LOS IMPUESTOS.

               Fraude fiscal: Se trata de una modalidad de evasión fiscal premeditada y, en la mayoría de los casos, punible por el Derecho penal. Incluye los casos en los que de manera deliberada se presentan documentos falsos o falsas declaraciones.

            Evasión fiscal: Cuando se habla de evasión fiscal, se hace referencia a acuerdos ilegales cuyo objetivo es ocultar o ignorar obligaciones fiscales. En otras palabras, el contribuyente pagará menos impuestos de los que establece la ley por la ocultación de ingresos o información a la agencia tributaria.

            Elusión fiscal: Se trata de actuar al límite de la legalidad con el fin de minimizar o eliminar impuestos que en otro caso deberían pagarse. Básicamente, la elusión fiscal aprovecha vacíos legales para obtener ventajas fiscales no previstas en un principio por las autoridades tributarias.

            La Unión Europea está poniendo los mecanismos necesarios, a través de las tecnologías de la información y otros medios, para ayudar a los países miembros en la lucha contra el fraude fiscal, la evasión fiscal y la elusión fiscal. Y es que el problema es serio. El 14,9% del PIB de la Unión Europea es economía sumergida, principalmente, trabajo no declarado e infradeclaración de ingresos, y las estimaciones sitúan las cifras de evasión fiscal en un billón de euros al año.

“Cada día se pierde alrededor de una quinta parte del dinero público en Europa debido al fraude y evasión fiscal. Ese dinero, es tu dinero.”

            Hoy en día, y especialmente desde la reciente crisis financiera, prácticamente todo el mundo ha oído hablar de los paraísos fiscales.

            Su nombre suele estar asociado a la corrupción o a la evasión fiscal, y normalmente son entendidos como instrumentos utilizados para bien ocultar ingresos procedentes de actividades ilegales o bien ocultar ingresos que siendo legales deberían haber sido declarados ante el Estado. Sin embargo, su extensión y trascendencia va mucho más allá de esta simple descripción.

            No en vano, los paraísos fiscales también agravan las crisis financieras y contribuyen a su gestación, son un canal que agudiza las desigualdades y la pobreza, permiten y protegen la delincuencia financiera, y socavan las democracias al condicionar el comportamiento de los países en materia fiscal y de política económica.

 4.- SOBRE LA OBLIGACIÓN MORAL DE LAS LEYES TRIBUTARIAS.

 Aunque desde el punto de vista del saber  jurídico de la fiscalidad , éste sea mucho más amplio, a nosotros nos parecen suficientes las nociones anteriormente expuestas  para hablar de  lo que es el centro de nuestro tema, es a saber:  la obligatoriedad moral,  u obligación  en conciencia, que tienen las leyes tributarias.

            Dicho de otra forma:  ¿ el pago de los distintos tributos anteriormente mencionados  obliga en conciencia a los ciudadanos  que han de pagarlos ?

            Sobre lo que  entendemos por obligación en conciencia nos puede servir el siguiente texto de un moralista católico del siglo XVI :

            “Son muchos los que me  preguntan acerca del pago de los tributos. Al responderles  les digo que siempre se trata de una  estricta obligación en conciencia, con comisión de pecado  y necesaria intención recta de restituir lo defraudado para poder recibir la absolución y  el perdón de Dios…”  ( Cf. Alfonso de Castro De potestate legis poenalis”Lib. I, cap. 10).

            A este respecto decía ya san Pablo: ” Es preciso someterse , no sólo por temor al castigo, sino también en conciencia. Por eso precisamente pagáis los impuestos. ( Rom. 13, 5-6 ) .

            Esta obligación moral  del pago de impuestos o de las leyes tributarias, se refiere a las leyes justas. Las leyes tributarias  obligan en conciencia si son leyes justas.

            En consecuencia la cuestión decisiva es saber cuándo una ley tributaria en concreto es justa.

 EL DESPILFARRO PÚBLICO.

5.- CONDICIONES  PARA QUE UNA LEY TRIBUTARIA SEA JUSTA.

             1. El deber de contribuir a las cargas sociales de la propia comunidad es una obligación vinculante en conciencia, fundada en la misma naturaleza de las cosas: existencia de las comunidades políticas humanas, derivada del propio carácter social del hombre.

            2. Pero tal deber de contribuir se limita a los impuestos justos.

            3. Las condiciones para tal justicia se vienen enunciando tradicionalmente desde cuatro vertientes. La primera, mirando al autor de las leyes, que debe ser sólo el órgano legislativo supremo de la correspondiente comunidad política de que se trate; la segunda, relacionada con la finalidad: sólo se puede pedir justamente un impuesto cuando sea medio necesario para realizar los fines sociales exigidos por el bien común y/ o para lograr una más equitativa redistribución de las riquezas; en este caso es también exigida que el gasto público sea gestionado con suficiente eficacia y honradez .El estado prohibirá todo despilfarro de los fondos públicos; la tercera, relativa a la materia u objeto tributario, de forma que, dejados al margen casos excepcionales, no se grave el mínimo vital señalado relativamente en forma dinámica; y, la cuarta, con la debida formalidad proporcional o progresiva adoptada técnicamente según las posibilidades económico sociales concretas.

            4. Por otra parte, el poder legislativo debe cuidar que las disposiciones tributarias positivas sean lo más claras y lo menos numerosas posibles, evitando un lenguaje excesivamente técnico o complicado que las haga difícilmente comprensibles a sus destinatarios; con una flexible y humana administración.

            5. Un tributo concreto, o el conjunto de un sistema tributario, adolecen normalmente de imperfecciones e injusticias. Pero hay que pensar que no son absolutas, y que por ello enunciados demasiado simplistas sin ulteriores matizaciones, corno “este sistema tributario es injusto” pueden llevar a consecuencias prácticas aún más injustas.            

Piénsese, por ejemplo, en las dos matizaciones siguientes: “… es injusto, sí, pero por exceso en los escalones inferiores de renta y por defecto en los superiores“, con lo que no quedarán justificadas, en ética tributaria, las personas incluidas en los escalones superiores de renta apoyándose en la injusticia sin matizar, evadiendo el pago fiscal, cuando lo que debería hacerse por los poderes públicos es establecer en tales escalones mayor presión fiscal y el subsiguiente pago de la misma; al paso que los contribuyentes de los escalones inferiores, más gravados de lo justo, no cometerían fraude ético fiscal si evitan el pago del exceso.

            6. Por lo tanto, se impone un atento discernimiento en dos vertientes. En la estrictamente ética, que debe realizar el moralista atendiendo a las indicaciones periciales que le facilitan los técnicos en hacienda pública; y en la positiva especializada, que harán hacendistas competentes llegando a sus propias conclusiones en relación con los principios facilitados por la reflexión moral.

            7. Y, con todo ello, lograr la creación de la correspondiente actitud ética interiorizada en materia fiscal que analice y sepa desenvolverse ante las concretas situaciones tributarias que se vayan presentando.

( Cf. mercaba.org/DicTM/TM_etica_fiscal.htm‎..)

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG:CUANDO LA ESTRUCTURA SOCIAL EMPUJA AL SUICIDIO.

el bachiller.